Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

África, el continente condenado

M.A. ·14/06/2008 - 23:53h

El África del siglo XXI se parece poco al continente virgen que conoció el explorador escocés David Livingstone en el siglo XIX. En la actualidad, África pierde más de cuatro millones de hectáreas de bosque cada año y el 65% de las tierras de cultivo está dañado, a causa de la erosión y el abuso de químicos agrícolas. Alrededor de 300 millones de personas sufren en todo el continente las consecuencias de la escasez de agua.

El calentamiento global agravará todos estos problemas e intensificará la transformación de África. Aunque los 53 países que lo componen sólo son responsables en todo su conjunto del 4% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, los africanos serán las principales víctimas de las consecuencias del cambio climático.

Para atajar esta situación, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha presentado esta semana a los ministros africanos de Medio Ambiente, reunidos en la ciudad surafricana de Johannesburgo, el libro África: atlas de nuestro medio ambiente cambiante.

El volumen narra, a través de cientos de imágenes de satélite, los principales ejemplos de la transformación africana, como la desaparición de las célebres nieves del monte Kilimanjaro, la fulminante deshidratación del Lago Chad o la hipertrofia urbana de Dakar.El director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, subraya la vulnerabilidad de los habitantes de África a fuerzas que están fuera de su control.

"El atlas demuestra la necesidad urgente de que la comunidad internacional llegue a un nuevo compromiso en la próxima conferencia sobre cambio climático de Copenhague, en 2009", sostiene. El trabajo ofrece una brizna de esperanza: "Hay muchos lugares en África con más árboles que hace 30 años y otros donde los humedales se han recuperado", confirma Steiner.