Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Calderón inaugura el pabellón mexicano sobre el agua, metáfora de la vida

EFE ·14/06/2008 - 15:13h

EFE - El presidente de México, Felipe Calderón (c), y el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos (d), toman un refresco de Jarrito, en el restaurante del pabellón mexicano en la Exposición Internacional sobre el agua y el desarrollo sostenible de Zaragoza, donde hoy se celebra el Día Nacional de ese país.

El presidente de México, Felipe Calderón, realzó hoy con su presencia la apertura del pabellón de México en la Exposición Internacional de Zaragoza, una reflexión sobre el valor del agua que se convierte en una metáfora de la vida.

La Expo zaragozana está dedicada al agua y al desarrollo sostenible, un tema sobre el que México quiere aportar su opinión al debate que se va a generar en los próximos tres meses en este foro, tanto a través de su pabellón como de las palabras que hoy pronunció Calderón en el Palacio de Congresos de la ciudad.

La Expo, que ayer fue inaugurada por el rey Juan Carlos, abrió hoy sus puertas al público en general y los organizadores han decidido atribuir a México el Día Nacional.

Calderón, que hecho una visita de Estado entre el miércoles y el viernes con su presencia en Madrid, acudió hoy a la apertura de su pabellón, que tiene su propio lema, "Somos agua".

La arquitecta Tatiana Bilbao ha diseñado el edificio y el museógrafo Sandro Landucci el contenido, que supone adentrarse por el concepto del agua como elemento vital.

A través de imágenes y sonidos, sin palabras explicativas, el recorrido es de carácter sensorial y pretende que cada visitante saque sus propias conclusiones.

Una sala con espejos abre el recorrido, en el que el visitante se ve obligado a mirar al techo para descubrir algunas regiones de México vinculadas al agua.

Después un pasillo angosto con luces de neón azul y en rampa se convierte en una especie de ruta iniciática para percibir el valor del agua.

Para ello hay que mirar al techo, donde a través de filmaciones el curso del agua se asemeja al de la sangre en las venas y el culebreo de los espermatozoides se transforma en el de los peces cuando nadan.

Todo ello para indicar de manera evidente que agua es sinónimo de vida, antes de que al final una sala más amplia resuma el uso de ese líquido en actividades productivas, como la agricultura.

A la salida, un grupo de niños miran al visitante de manera desafiante, como para preguntar qué se está haciendo por las generaciones futuras.

Fuentes del pabellón mexicano explicaron que el carácter vanguardista e innovador del diseño pretende trasladar la imagen de un México moderno, pujante y original.

Antes de la inauguración oficial un grupo de mariachis entretuvo la espera del público en el exterior del pabellón con la interpretación de algunos de los corridos más famosos.

Previamente, Calderón habló en el Palacio de Congreso y, de alguna manera, ya dio algunas pistas para los debates sobre la Tribuna del Agua, un foro que se abrirá el lunes y en el que durante diez semanas unos 2.000 expertos intercambiarán puntos de vista para conciliar el uso del agua, bien escaso, con el desarrollo sostenible y respetuoso del medio ambiente.

Así, Calderón aprovechó para hacer algunas propuestas, en el sentido de que la preservación de los bosques sea un objetivo básico de los Gobiernos y que haya unión de recursos públicos y privados a la hora de impulsar problemas en favor del desarrollo sostenible.

Asimismo, pidió estrategias para un uso eficaz del agua, de su tratamiento y reutilización, para evitar un panorama medioambiental sombrío.