Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Calderón pide más políticas en favor del uso correcto del agua y reciclaje

EFE ·14/06/2008 - 15:13h

EFE - El presidente de México, Felipe Calderón (c), y el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos (d), toman un refresco de Jarrito, en el restaurante del pabellón mexicano en la Exposición Internacional sobre el agua y el desarrollo sostenible de Zaragoza, donde hoy se celebra el Día Nacional de ese país.

El presidente de México, Felipe Calderón, pidió hoy a la comunidad internacional más esfuerzo en la aplicación de políticas para un uso correcto del agua y su reciclaje, y añadió que su propio Gobierno lleva a cabo esa estrategia para extender el derecho a ese bien escaso.

Calderón intervino hoy en el Palacio de Congresos de Zaragoza durante el acto con motivo del Día Nacional de México en la Exposición Internacional inaugurada la víspera y que está dedicada al agua y al desarrollo sostenible.

El presidente citó el Popol Vuh -el libro sagrado de los mayas- para recordar que "antes de que el mundo fuera creado sólo estaba el cielo extenso y el mar en calma", una prueba de que para México el elemento líquido está unido a la historia de su pueblo.

Pintó un panorama pesimista cuando enumeró fenómenos como el calentamiento global, los desastres naturales, la desertización creciente, el deshielo de los glaciares y la extinción de especies animales antes de apuntar que incluso "hay riesgo de destrucción de los humanos".

Respecto al agua, Felipe Calderón señaló que 1.100 millones de personas carecen de potable y 2.000 millones de servicios básicos de saneamiento, mientras que hay una escasa reutilización del agua, con la particularidad de que toda la población mundial emplea el 54 por ciento de los ríos y acuíferos.

En este punto aludió a su propia gestión al asegurar que en México se lleva a cabo un esfuerzo en infraestructuras y en el tratamiento de aguas residuales.

El presidente mexicano dijo que 104 de los 653 acuíferos de su país están sobre-explotados y hay diez millones de ciudadanos sin agua potable.

En su discurso Calderón aprovechó para hacer algunas propuestas, en el sentido de que la preservación de los bosques sea un objetivo básico de los gobiernos y que haya unión de recursos públicos y privados a la hora de impulsar problemas en favor del desarrollo sostenible.

Recordó también al escritor Octavio Paz, quien en el pasado criticó el "irreflexivo culto al progreso" y consideró "suicida" el intento de controlar la Naturaleza, y, por su parte, puso énfasis en que "defender la Naturaleza es defender a los hombres".

Con la premisa de que el agua es "símbolo de generosidad, hermandad y garantía de vida", Calderón dijo que México quiere ser "parte de la solución y no del problema", a pesar de contar con la adversidad de ser un país en vías de desarrollo.

En el mismo acto, la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, agradeció la presencia del gobernante mexicano en la primera jornada de la Expo y añadió que ambos países comparten la idea de que el agua "une" porque es sinónimo de vida.