Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Calleja: "Hacíamos la táctica con piedras en el suelo"

Uno de los héroes del 64 compara la Eurocopa que ganaron con la que se está disputando estos días

JOSÉ MANUEL VALLADARES ·14/06/2008 - 20:59h

EFE - Calleja, en el centro, durante un acto de los veteranos del Atlético.

Ahora, el iPod es imprescindible en todas las concentraciones, pero en su época no había estos avances tecnológicos.

Me hubiese ido mal porque no funciono con los aparatos modernos. Para distraernos, salíamos a dar un paseo o íbamos al cine.

Al menos, no tenía que ver horas de vídeo de los rivales.

Claro, no existían los vídeos. Los partidos se preparaban tras la siesta. El seleccionador Villalonga nos hacía la táctica con piedras en el suelo.

Era un fútbol más romántico y sin tanta presión.

Antes, había muchos espacios para los jugadores y podían moverse con mucha facilidad. Entre los centrales, había unos pasillos que aprovechaban los extremos rápidos, como Amancio y Lapetra. Ahora, es más difícil encontrar un hueco.

¿Le gusta el fútbol que se juega ahora?

El fútbol actual es un fútbol mediocre en calidad, pero practicado por excelentes jugadores. Son más técnicos porque tienen que jugar en menos espacio.

¿Cómo compararía la selección del 64 con la actual?

Aquel equipo jugaba muy bien. El balón era de cuero y cuando se empapaba, pesaba muchísimo. Hoy, las exigencias son distintas, pero son jugadores muy buenos porque tienen que moverse en muy poco espacio.

Usted pudo sacar la carrera de Derecho mientras jugaba al fútbol. ¿Sería esto posible ahora con los apretados calendarios?

Con tanto dinero que ganan los futbolistas de hoy, no hubiese tenido necesidad de haber estudiado.

Parece que hoy el dinero vale más que la camiseta.

Es otra época. Antes, para cambiar la camiseta tenía que ser algo extraordinario porque no había otra. Una vez la cambié y tuve que recuperar una que había cambiado antes con otro jugador.

Y ni hablar de los sueldos y las primas.

Nos dijeron en la concentración que si ganábamos la Eurocopa, nos iban a dar 5.000 pesetas a cada uno. Era mucho dinero entonces.

Ahora, los médicos deciden qué comen los jugadores. Hace 40 años, era impensable.

No teníamos un dietista, sólo nos recomendaban que no hiciéramos barbaridades. El día del partido, la comida era ligera, pero los otros días comíamos casi como bárbaros.

¿Estuvieron con las familias en la concentración?

No. Estábamos aislados y las familias no estaban con nosotros. Ahora, hay que comprender que no están en España, como nosotros, sino en Austria.

¿Había tanto seguimiento a los jugadores como ocurre en la actualidad?

Los más destacados, como Suárez y Marcelino, eran los más conocidos. Pero no había medios porque costaba desplazarse para la cobertura. Sólo estuvo un periodista en la concentración.

Pero el día de la final, sí que habría revuelo, ¿no?

Cuando ganamos la final, fuimos a celebrarlo con una cena en un hotel del centro de Madrid. Fue algo sencillo.

¿Y le paraban por la calle para felicitarlo?

La gente me conocía en la calle, pero no era nada ni parecido a como es ahora.

Pero el centro del gol de Marcelino sí que fue suyo.

(Risas) Sí, ya ha quedado aclarado con el vídeo original.