Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Méndez responde a Bono que "las emociones no se pueden someter a la legalidad"

EFE ·14/06/2008 - 11:33h

EFE - Los ex presos políticos del franquismo llegados a Madrid desde diversas comunidades autónomas para una jornada de homenajes extienden una bandera republicana durante la recepción que les ofreció hoy el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono. EFE/Manuel H. de León

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha dicho esta tarde que "ni los sentimientos ni las emociones se pueden someter a la legalidad", en respuesta al presidente del Congreso, José Bono, que esta mañana reprendió a un ex preso por enarbolar una bandera republicana en la cámara.

Méndez ha hecho estas declaraciones tras la comida que ha ofrecido el Ayuntamiento de la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid a los antiguos presos de la dictadura franquista, a los que la Asociación de Ex Presos y Represaliados Políticos Antifranquistas (AERP) rinde hoy un homenaje que terminará esta noche con un concierto en el Palacio de Vistalegre.

Un centenar de voluntarios, entre ellos concejales del ayuntamiento ripense, han atendido a los 900 comensales, 400 de ellos ex presos y represaliados políticos, en su mayoría de más de 80 años de edad.

Este es el caso de Trifón Cañamares García, que cumplirá 97 años este mes y ha relatado a Efe que estuvo condenado a muerte por pertenecer al Ejercito de la República "y haber sido comisario".

Cañamares estuvo siete años en prisión, primero en Guadalajara, con su padre, y después en el penal de Burgos, donde le levantaron la condena a muerte.

El asturiano Manuel García, de 78 años, conocido como Otones en su pueblo, pertenece a la coordinadora nacional de ex presos políticos, fue minero, cofundador de Comisiones Obreras en Asturias y promovió la mayoría de las huelgas del sector.

Pasó 13 años en las cárceles franquistas y asegura tener todavía secuelas: "tengo dos prótesis en las rodillas, porque las piernas me las machacaron mucho", afirma.

En la mesa de autoridades han compartido mantel junto a Gervasio Puerta, presidente de la AERP, el alcalde de Rivas, José Masa, los escritores Luis García Montero, Isaac Rosa y Almudena Grandes, los secretarios generales de CCOO y UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, el secretario general de CCOO Madrid, Javier López y Josep Vendrell, secretario de Relaciones Institucionales de la Generalitat de Cataluña.

Todos ellos han subido al escenario para destacar el papel de estos hombres y mujeres durante la Guerra Civil y la Dictadura Franquista.

"No ha habido una generación mejor que la vuestra", ha afirmado Almudena Grandes, quien ha agregado: "No ha habido ninguna capaz de soportar durante tantos años la ausencia absoluta de libertad manteniendo viva la tradición de la legalidad republicana".

Gervasio Puerta ha dicho a Efe que durante el franquismo "fueron cerca de medio millón los represaliados" y que hoy viven "entre 5.000 y 6.000 presos políticos".

Puerta ha recordado que desde la AERP quieren "un documento donde conste sus esfuerzos por luchar por la democracia y la libertad y poder disfrutar gratuitamente de los transportes y otros servicios".

Almudena Grandes ha dicho que España "debería ser capaz de romper los lazos tácitos que nos siguen vinculando con la dictadura" y ha afirmado que cuando éste sea "un país normal", los presos políticos tendrán calles, plazas y homenajes institucionales.

En los postres han llegado la portavoz parlamentaria de IU en la Asamblea de Madrid, Inés Sabanes, y el diputado regional de IU Fausto Fernández.

En el pabellón se ha expuesto una muestra de fotografías tomadas en la década de los 40 y 50 en las cárceles de Carabanchel (Madrid) y de Burgos y jóvenes de la localidad han grabado testimonios de los ex presos y represaliados que se incluirán en un documental.