Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Sol, expectación y normalidad en el primer día en que la Expo abre las puertas

EFE ·14/06/2008 - 19:28h

EFE - El espectáculo de la compañía El Circo del Sol "El despertar de la serpiente" ha comenzado hoy a representarse en la Expo de Zaragoza.

El clima dio una tregua hoy a Zaragoza en el día en el que se han abierto al público las puertas de la Exposición Internacional de Zaragoza y el sol acompañó a los miles de visitantes que, nerviosos y expectantes, estrenaron el recinto, en el que la normalidad fue la nota predominante durante toda la jornada.

Cientos de personas esperaban a las puertas del recinto de la Expo desde primera hora de la mañana con la ilusión de ser el visitante número uno y con el deseo de que todo transcurra bien durante los tres meses de la Expo.

Los accesos, a primera hora y durante el resto del día, han sido ordenados y no ha habido problemas.

La afluencia, constante pero sin aglomeraciones, ha sido de 12.404 personas hasta las 14.00 horas, con el mayor pico a las 13.00, de 9.857 personas, y hasta ahora no se ha producido ninguna incidencia sanitaria.

A las 22.00 horas, cuando se cierren los pabellones, Expoagua ofrecerá el dato actualizado de personas que han visitado hoy la Expo.

La Torre del Agua y los pabellones Puente, de España y de Aragón y el Acuario Fluvial han demostrado ser las "estrellas", al ser los únicos -junto puntualmente con Japón, Alemania o México- en los que había colas. Las cafeterías y restaurantes, en especial los de las comunidades, en los bajos del pabellón de las autonomías, también registraron una buena afluencia.

A media mañana, el presidente de Expoagua, Roque Gistau, mostró a EFE su satisfacción por las buenas condiciones del recinto y el fantástico día, soleado pero con un suave viento para hacer más llevaderas las esperas.

Y el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, se mostró muy satisfecho de cómo han funcionado las cosas en las primeras horas de apertura de la Exposición que, aseguró, ha sido un gran desafío para los zaragozanos y para los aragoneses.

También a las 12.00 se estrenó "El Despertar de la Serpiente", la cabalgata creada por el Circo del Sol para la Expo y que ha sorprendido en su presentación con un espectáculo colorista, en el que actores, gimnastas y bailarines se conjuran para atraer a la lluvia.

Ochenta artistas participaron en el recorrido de más de un kilómetro y una hora y cuarto de duración, acompañados en todo momento por cientos de personas.

De los 105 países que participan en la Expo no abrieron sus puertas los pabellones Rumanía, Nigeria y Angola, ni China, que ha colgado un cartel en el que informa de que su apertura se retrasa hasta el día 16 por "dificultades en el transporte de parte de los materiales de construcción y muestras" del edificio.

Tampoco abrieron Venezuela, que confirmó su presencia hace un mes y aún tiene que instalar sus contenidos en el pabellón de Latinoamérica, ni Marruecos y Afganistán, que tenían previsto hacerlo durante esta tarde.

En cuanto a los espectáculos, por problemas técnicos tuvieron que cancelarse los pases diurnos de "Inspiraciones Acuáticas", aunque no el de las 21.00 horas

Hoy, Día Nacional de México en la Expo, el presidente de ese país, Felipe Calderón, viajó hasta Zaragoza para inaugurar su pabellón, una reflexión sobre el valor del agua que se convierte en una metáfora de la vida.

Estuvo acompañado por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien hizo hincapié en que los ríos y los mares son elementos para unir a los pueblos y no para separarlos.

El presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, también inauguró el pabellón luso, lo mismo que los presidentes autonómicos de Cataluña, José Montilla; Canarias, Paulino Rivero; Asturias, Vicente Areces, y Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

La afamada arquitecta iraquí Zaha Hadid compareció por su parte ante los medios de comunicación para comentar sus impresiones acerca del resultado final del Pabellón Puente, obra suya y uno de los iconos de la muestra.

Hadid aseguró que está satisfecha con el resultado, "casi idéntico" al que ella diseñó, y dijo que le gustaría que conservara su vocación de uso público tras la Expo.