Archivo de Público
Jueves, 1 de Noviembre de 2007

El presidente de Chad espera que se libere a las azafatas

Considera que en el caso del piloto existió “complicidad”

PÚBLICO.ES ·01/11/2007 - 19:50h

EFE - El presidente de Chad, Idriss Deby. EFE

El calvario para parte de los españoles retenidos en Chad puede estar próximo a su fin. El presidente del país, Idriss Deby, aseguró ayer que esperaba que varios tripulantes de cabina españoles y dos periodistas franceses detenidos por el presunto intento de trasladar niños africanos a Europa sean puestos en libertad pronto.

"Espero que el sistema judicial de Chad pueda pronto despejar este tema y que los periodistas y las azafatas (españolas) puedan ser puestos en libertad. Pero no puedo forzar la justicia de Chad, existe un procedimiento", declaró Deby a periodistas en la localidad de Abéché, informa Reuters.

Deby se mostró menos optimista sobre la pronta liberación del piloto español, alegando que creía que existió "complicidad", pero dijo que la Justicia chadiana decidiría.

El presidente añadió que había hablado por teléfono el miércoles con el presidente francés Nicolas Sarkozy, que pidió la liberación de los periodistas. En este sentido, consideró que el caso no tendría ningún impacto negativo en las relaciones entre Francia, ex colonia en Chad.
El procurador de la localidad de Abéché, donde están retenidos los siete españoles, señaló que serán juzgados en Yamena, donde serán trasladados la semana que viene.

Niños con familia

La ONU y El Comité Internacional de la Cruz Roja indicaron que 91 de los 103 niños que la ONG Arca de Zoé quería trasladar a Francia habían revelado que tenían al menos un familiar. Según informa Efe, ambos organismos han dedicado estos últimos días a asistir a los menores, acogidos en un orfanato, y escucharlos "para recoger los máximos elementos que permitan esclarecer su recorrido y que puedan, en la medida de lo posible, recobrar una vida normal". D

Fuentes de Exteriores aseguraron ayer que el hecho de que fuera día festivo en Chad supuso "un pequeño problemilla" para continuar con las gestiones, aunque siguen "al más alto nivel político".