Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Bono reprende a un ex preso por enarbolar una bandera republicana en Congreso

EFE ·14/06/2008 - 11:33h

EFE - Los ex presos políticos del franquismo llegados a Madrid desde diversas comunidades autónomas para una jornada de homenajes extienden una bandera republicana durante la recepción que les ofreció hoy el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono. EFE/Manuel H. de León

El presidente del Congreso, José Bono, ha reprendido hoy a uno de los ex presos franquistas a los que ha recibido en un acto de homenaje por enarbolar una bandera republicana, y le ha recordado que en la Cámara Baja no se pueden aceptar "manifestaciones que no son legales en este momento".

Bono ha recibido en la Sala de Columnas del Congreso a unos 300 invitados, entre ex presos y represaliados franquistas y familiares, como el primer acto de una jornada de homenajes -a la que seguirá una comida en Rivas y un concierto en el Palacio de Vistalegre- organizados por la Asociación de Ex Presos y Represaliados Políticos Antifranquistas (AERP).

Durante su intervención ante los invitados, Bono les ha recordado que la Historia de España "no es un conjunto de citas de personajes famosos o de efemérides; es lo que ocurre a la gente".

Así ha ensalzado su sacrificio al haber estado presos "por defender algo de lo que muchos hoy se sorprenderían: no sólo la libertad, sino también la legalidad, la ley".

Justo en ese momento, uno de los invitados se ha levantado de su asiento y, enarbolando una bandera republicana en sus manos, la ha paseado por las escaleras de la sala mostrándola a todos, mientras otros coreaban "vivas" a la República.

Ante esta reacción, Bono, visiblemente molesto, ha recordado a los asistentes que estaban allí como "invitados del Congreso y de la legalidad, que es la que marca la Constitución; por tanto, no puedo aceptar manifestaciones que no son legales en este momento".

"La legalidad es el único imperio, ni la comodidad ni los sentimientos", ha continuado, dejando claro su condena a esta anécdota y confiando en que "no se vuelva en contra" de los invitados ni fuera usada por "quienes quisieran aprovechar un acto puntual para quitar valor" al homenaje. EFE