Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Bono ensalza el sacrificio de quienes perdieron su libertad por la democracia

EFE ·14/06/2008 - 11:33h

EFE - El portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro (i), en presencia del presidente del Congreso, José Bono, durante su intervención en el debate sobre el objetivo de estabilidad presupuestaria fijado por el Ejecutivo para el periodo 2009-2011 y el techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado para 2009, hoy en el pleno de la Cámara Baja.

El presidente del Congreso, José Bono, ha expresado hoy su reconocimiento a los presos y represaliados del franquismo, a quienes ha recordado que la democracia llegó a España "no como una tormenta de verano o por la voluntad de una persona", sino fruto del sacrificio de quienes perdieron su libertad por ello.

Bono ha recibido en la Cámara Baja a unos 300 ex prisioneros o familiares de presos políticos que a lo largo de todo el día de hoy recibirán diversos homenajes -una comida en Rivas y un concierto en el Palacio de Vistalegre- organizados por la Asociación de Ex presos y Represaliados Políticos Antifranquistas (AERP).

El presidente del Congreso han subrayado que, aunque la entrega de estas personas "no está olvidada, a veces es menester recordarla", y ha apuntado que precisamente una de las "paradojas" de la Transición fue que "el protagonista principal quedó olvidado".

"No vino la democracia como una tormenta de verano o porque una persona decidiese que debía llegar; vino porque muchas personas, sobre todo quienes perdieron su libertad, ayudaron a que a este país le reventasen las costuras con un régimen que ya no podía aguantar la demanda -a veces silenciosa pero siempre firme-, de un sector de la población que nunca aceptó la dictadura", ha dicho.

Bono ha reivindicado la memoria de quienes han hecho posible que España tenga "el régimen y el nivel de libertades de que hoy disfruta", un sacrificio que "merece ser recordado no para el odio o para el rencor, sino para que la Historia se escriba con verdad".

Durante su discurso, uno de los invitados ha exhibido una bandera republicana, acción que Bono ha condenado dejando claro que el Congreso es la casa de la legalidad que marca la Constitución, por lo que "no puedo aceptar manifestaciones que no son legales en este momento".

Por su parte, el presidente de AERP, Gervasio Puerta, ha recordado que durante esta legislatura se desarrollará la Ley de la Memoria Histórica, y ha confiado en que sus contenidos "tengan un tratamiento lo más progresista posible para que quienes defendimos el Gobierno legal de la República y sufrimos la represión feroz del franquismo se nos reconozcan con hechos nuestras reivindicaciones".

Como primera medida, Puerta ha reclamado que el Parlamento plantee "de inmediato" la concesión de una credencial de represaliados que les dé beneficios en los transportes públicos, museos o espectáculos, similar a las que otorgan otros países europeos.

Gregorio Ortiz, ex presidente de esta asociación, ha coincidido en señalar la relevancia del acto en el Congreso "no por la curiosidad de conocer este recinto sagrado de la democracia, sino porque tenemos que seguir respondiendo a nuestra condición de combatientes por la libertad de estar velando permanentemente por que no se nos escape otra vez".

Tras este acto los invitados han hecho una visita al hemiciclo del Congreso, para terminar posando en una foto de familia en la escalinata de los leones.

Muchos de los invitados, como Jorge -que sufrió casi cuatro años de prisión en el penal de Huesca y que hoy ha venido desde Barcelona junto a su hermana Eulalia-, se ha mostrado contento por el homenaje, aunque ha lamentado que la iniciativa no haya surgido del Estado, sino de la propia Asociación.