Archivo de Público
Sábado, 14 de Junio de 2008

Delfín cree que el verdadero éxito de una colección es llegar a vestir a desconocidos

EFE ·14/06/2008 - 11:02h

EFE - Fotografía tomada el pasado jueves de la modelo Bimba Bosé con el joven diseñador malagueño David Delfín, quien ha afirmado en Bilbao en una entrevista con Efe que en su trabajo "el verdadero éxito de una colección es que llegue a donde tiene que llegar: a la calle, a vestir a desconocidos".

El joven diseñador malagueño David Delfín ha afirmado en Bilbao que, en su trabajo, "el verdadero éxito de una colección es que llegue a donde tiene que llegar: a la calle, a vestir a desconocidos".

Delfín (Ronda, 1970) ha manifestado, en una entrevista concedida a Efe, que "cuando haces una colección y, de repente, ves por la calle a una chica o un chico vestido con tu ropa, se me da un vuelco el corazón y me emociono muchísimo, y ahí es donde, realmente, le encuentro todo el sentido al esfuerzo que hacemos día a día".

Preguntado sobre si le influyen en su trabajo las críticas que pueden recibir sus colecciones o desfiles, el diseñador ha precisado que "el que un desfile tenga buena o mala crítica ya no me interesa tanto, y menos desde que descubrí que opinión, como culo, tiene todo el mundo, pero criterio tiene tan poca gente..."

David Delfín, quien comenzó su carrera profesional como artista multidisciplinar, ha recordado que llegó al mundo de la moda "de una forma un tanto rara: pintando ropa militar de segunda mano. Eso gustó y me llamaron para mostrar mis trabajos y al final me di cuenta de que, sin saberlo, era el sitio en el que yo quería trabajar, donde me siento supercómodo".

Interrogado sobre qué es lo que pretende transmitir al público con sus diseños, Delfín manifestó: "yo muchas veces ni lo sé, pero también he descubierto que mucho más importante que lo que un artista quiere transmitir es lo que los espectadores experimentamos o percibimos, que es mucho más rico".

"De cualquier forma -ha agregado-, todas y cada una de mis colecciones están vinculadas con mi vida; todas tienen el sentido del momento en que estoy viviendo y, muchas veces, no dejan de ser momentos dolorosos".

"Yo trabajo con ello como si fuera una especie de materia prima; pero no lo quiero transmitir -ha explicado-, y por ello lo velo y enmascaro todo de tal forma que no sea una cosa obvia y reconocible, pero al final siempre acabo como desvelando algunas cosas".

Delfín ha revelado que del mundo de la moda le interesa "todo", porque, a su juicio, desde el punto de vista creativo "no hay que ser escrupuloso" y a él le atrae "la suma".

"Es decir -ha proseguido-, cuando hacemos una colección, desde el principio, tiras líneas paralelas en las que ya estás pensando en la música, la escenografía, la ropa, los personajes, etcétera, del desfile, como un todo, un conjunto inseparable".

"No podría entrar a trabajar a una casa de moda en la que, por otro lado, se decidiera la música, la escenografía, etc, del desfile; me sentiría incompleto", ha asegurado.

Delfín, cuya admiración por el movimiento surrealista le ha llevado a hacer guiños a autores como Magritte o Buñuel en varios de sus trabajos y a organizar un desfile dentro de la exposición "Cosas del Surrealismo" que exhibe actualmente el Museo Guggenheim de Bilbao, ha revelado que "la conexión más importante de mi trabajo con el movimiento surrealista quizás haya sido la teoría psicoanalítica".

El diseñador malagueño, que se ha declarado en esta entrevista un apasionado del psicoanálisis de Freud, ha explicado que esta cuestión "tiene mucho que ver en todas y cada una de las colecciones que presentamos".