Archivo de Público
Viernes, 13 de Junio de 2008

Zapatero dice que el Ebro es patrimonio de todos y pide que el agua sea motivo de paz

EFE ·13/06/2008 - 08:00h

EFE - Vista panorámica del Palacio de Congresos de la Exposición Internacional Zaragoza 2008, a pocas horas del acto de inauguración del evento, al que asistirán los Reyes de España.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha resaltado hoy, en la inauguración de la Expo de Zaragoza, que el Ebro es patrimonio de todos los españoles, y ha abogado por que el agua no sea motivo de conflicto, sino de solidaridad, cooperación y paz.

En su intervención en la ceremonia de inauguración de la Exposición Internacional de Zaragoza, el jefe del Ejecutivo ha aludido al río Ebro, en cuyo entorno se ha montado la Expo, y ha dicho que es un símbolo de desarrollo sostenible y uno de los "grandes patrimonios de todos los españoles".

Rodríguez Zapatero, quien ha asistido al acto acompañado de varios miembros de su gabinete, ha afirmado que la muestra de Zaragoza es un "asunto de Estado" y que servirá para fomentar una nueva cultura del agua.

Tras dar la bienvenida al más de centenar de países participantes, Zapatero ha agradecido a los aragoneses que hayan "alentado" el proyecto de la Expo, un trabajo "bien hecho" que ha sido posible gracias a la coordinación "eficaz" y a la suma de esfuerzos.

Se ha referido, especialmente, a las obras "emblemáticas" de la Expo, como son el Pabellón Puente, la Torre del Agua o el Puente del Tercer Milenio.

Ha recordado Zapatero que las lluvias han obligado a modificar parcialmente el programa inaugural de la Expo, pero ha subrayado la necesidad de celebrar "este regalo del agua" a toda España.

Para el jefe del Ejecutivo, el Ebro es el "espejo" en el que quedan reflejadas todas las culturas, maneras de ver el mundo y espacios crecientes de convivencia.

Un río que, a su juicio, se ha convertido en símbolo de progreso, de identidad, de futuro sostenible. Y, por ello, "no es causal" que sea la sede de la muestra.

El lema de la Expo, "Agua y desarrollo sostenible", es, ha dicho, una "poderosa llamada de atención" sobre un "desafío" que se debe encarar con "determinación", ya que 2.600 millones de personas carecen de sistema de saneamiento adecuado y millones de niños mueren cada año en el mundo al no disponer de agua en buenas condiciones.

"Permanecer pasivos e indiferentes" a este reto, "sería una equivocación de graves consecuencias", ha advertido Zapatero, quien ha resaltado que no hay que herir a lo que cura, manchar lo que limpia y agotar lo que renueva, en alusión al agua.

"El agua es un bien imprescindible, frágil, poderoso, creador, generoso pero limitado" y "queremos que lo que es fuente de conflicto se convierta en ámbito de cooperación y de paz, porque necesitamos que lo que es principio de la vida sea motivo de solidaridad", ha apostillado.

Por ello, ha instado a ser solidario tanto con los que carecen de este recurso como con las generaciones futuras.

Para Zapatero, quien ha recordado que la Expo será un encuentro entre culturas, es necesario alcanzar grandes acuerdos en torno al agua y compromisos para abordar los dramas de hoy, así como establecer, a la vez, las bases de un futuro solidario y pacífico.

Dieciséis años después de la Expo de Sevilla, España es, según Zapatero, un país más avanzado y "más activamente participante" en el concierto internacional.