Archivo de Público
Viernes, 13 de Junio de 2008

Obsesión por el juego aéreo

España y Suecia se miden en un partido de altura. Luis Aragonés, preocupado por la fragilidad en las jugadas de estrategia. La roja podría certificar el pase a cuartos

PEPE GARCÍA-CARPINTERO ·13/06/2008 - 21:44h


“Como estemos así ante los suecos, vamos apañados”. Esta frase de Luis ya retintinea en los oídos de los jugadores de cara al partido de esta tarde ante Suecia. La primera vez la pronunció cuando Xabi Alonso cabeceó a la red ante la mirada de los centrales. Después, ha sido un constante repiqueteo cuando en las sesiones tácticas ha visto un fallo similar.

La preocupación es máxima en el seleccionador a la hora de analizar al rival en este sentido. Él es el primero que sabe que uno de los puntos débiles de su equipo es la defensa de las jugadas de estrategia y del balón parado en general. Así, Luis dedicó más de hora y media a visualizar con sus jugadores una selección de jugadas de los suecos. Pizarra en mano, el seleccionador empezó a pedir concentración máxima a todos sus jugadores.

Mal de altura

La principal tara con la que se encuentra la selección es la altura. Contar con hombres como Xavi, Silva, Iniesta, Villa e, incluso, Senna hace que hasta Torres sea imprescindible en la defensa de los Mellberg, Svensson, Andersson, Ibrahimovic. Es también esa una de las claves por las que Fernando también tiene garantizado un hueco en el equipo. El Niño es vital a la hora de defender a balón parado. Ya en el partido ante Rusia se le pudo ver en una posición que al aficionado le resulta extraña: defendiendo en el punto de penalti.

Marcaje en zona

Luis sabe de la desventaja. Necesita potenciar herramientas contra esto. Así, la defensa de los saques de esquina será en zona. Torres cubrirá el punto de penalti y los cuatro de atrás tendrán una zona del área pequeña para delimitarla. Los palos serán cubiertos por Silva e Iniesta. “Tienen más calidad que los rusos. Debemos estar muy atentos”, apuntaba Senna, el pivote.

Mientras, Marchena iba un poco más lejos: “No espero una batalla total, pero sí un partido competitivo”. Ellos no lo dicen abiertamente, pero saben que se tendrán que poner las pilas para certificar los cuartos.