Archivo de Público
Viernes, 13 de Junio de 2008

Fútbol inglés como referencia

Suecia basa su esquema en el repliegue a mitad de campo, juego aéreo, goles de estrategia y el peligro de los saques de banda

MARCOS LOPEZ ·13/06/2008 - 21:21h

Ver jugar a los suecos es volver al mítico fútbol inglés: 1-4-4-2, repliegue a mitad de campo, juego directo más prolongación, juego aéreo, búsqueda del gol en la estrategia y uso del saque de banda como una acción a balón parado. El rendimiento competitivo de los suecos depende en gran medida de la distancia entre sus líneas; separarlos es generarles dudas, crearles indefinición y romper sus patrones de conducta. A nivel individual, los suecos son jugadores de perfil medio, sin excesos pero sin grandes defectos. Jugadores de equipo con un jugador top ten (Ibrahimovic) y un puñado de jugadores capaces de marcar la diferencia: Källström, Elmander, Svensson y una leyenda, Braveheart Larsson.

Son tres puntas de calidad para dos puestos y dos mediocampistas finos y elegantes, encargados del balón parado y el desplazamiento en largo para ser fieles al estilo inglés. De los citados, Elmander parece renqueante, tiene problemas en un tobillo y esto obliga a dosificarle. Kim Källström parece otro, muy lejos de aquel jugador prioritario en la agenda del Valencia y superado en la rotación del Olympique de Lyon por un canterano del Barça, Marc Crosas.

Destacar su banda derecha destrozada contra Grecia: desgarro para Wilhemsson y contractura para Alexandersson. Esto, sumado a su debilidad por la izquierda, hace que sea un partido para sacar petróleo por las bandas.

1. Ritmo de juego

 Si tomamos como referencia el partido contra los griegos, estaremos cayendo en un error que nos puede costar el liderato del grupo. Los suecos son un equipo sin ritmo propio. No juegan lento, como los griegos, ni son constantes, como los alemanes, ni son fulgurantes, como los holandeses, ni pillos, como los italianos. Su esencia no tiene nada de particular. Sin embargo, son los mejores en adaptarse al rival y jugar su fútbol con garantías de ganar. Capaces de jugar de forma insulsa, como ante los griegos, España conoce las dos caras de la moneda sueca. En la ida, fueron un equipo con determinación, fuerza y poderío. En la vuelta, transmitieron desgana y conformismo. Se espera una Suecia dispuesta a pelear para cerrar el pase a cuartos.

 

2. La espalda de Zlatan

Una de sus virtudes son los fundamentos fútbol sala, que se complementan con el juego de espaldas de sus delanteros. Ibrahimovic y Larsson actúan como si fueran pivotes que reciben, aguantan y esperan la incorporación de la segunda línea. Elmander es el jugador diferencial. Se mueve de cara a portería a diferencia de los otros dos que juegan de espalda.

El primer gol ante los griegos se fraguó de esta manera. Sin embargo, no fue un hecho aislado. Su fútbol se basa en eso: balón al pívot, ya sea en largo o en corto. Una fortaleza que se convierte en una debilidad si se logra contrarrestar.

 

 

3. Larsson, en diagonal

Constantes cruces entre puntas en busca del 2x2 contra los centrales. España debe mejorar el funcionamiento de su línea de cuatro, la perfección en la cobertura y la basculación. Su táctica en ataque se basa en el juego directo, aéreo o terrestre hacia Ibrahimovic, para que éste busque de primer toque la diagonal con Larsson o Elmander. Se sospecha que buscarán la espalda de Puyol y Marchena hasta la extenuación.

Es básico y fundamental que un central salga de la línea en la marca para evitar que Zlatan pueda girarse y que la cobertura del central expeditivo sea una defensa de tres con los laterales cerrando todos los espacios interiores.

 

4. Letal a balón parado

Utilizan el saque de banda como un balón al área. Agrupan jugadores entre la divisoria de las áreas y buscan provocar la indefinición del meta para hacer un gol de la nada. Como no dominamos esos aspectos del juego, es mejor evitar regalos en forma de saques de banda, córners yfaltas laterales.

 

5. Duelo con los centrales

Para ganar, hay que separar sus dos líneas de cuatro generando espacios interiores para que Iniesta y Silva partan desde la banda. Será letal que Iniesta o Silva reciban libres de marca a la espalda de la media y con Villa-Torres jugando un 2x2 con los centrales. Torres debe vivir en fuera de juego, como Raúl, molestando a la defensa.