Archivo de Público
Viernes, 13 de Junio de 2008

Rectificar o sucumbir

GRECIA-RUSIA: El campeón, necesitado, se mide a la ingenua Rusia de Hiddink

HUGO JIMÉNEZ ·13/06/2008 - 21:04h

AFP - La selección griega, en un entrenamiento.

Otto Rehhagel, el técnico alemán que hizo campeona de Europa a Grecia, cambia de planes. O al menos eso ha dado a entender durante los días previos al partido de esta noche frente a Rusia. La táctica ultradefensiva que utilizó en el partido inaugural y que tan mal resultado le dio frente a Suecia dará paso a un nuevo sistema táctico que el germano ha trabajado con sus jugadores durante toda la semana.

Rehhagel dijo estar “cabreado” por la mala salida de balón que mostraron los centrales en el primer partido y por ello será la parte del equipo con más cambios para el encuentro de hoy en Salzburgo. Otto derriba el muro que levantó a base de sesiones tácticas extenuantes y cambiará el 5-3-2 por un 4-3-3. Sólo le vale la victoria al vigente campeón si no quiere quedar fuera a las primeras de cambio, y por ello técnico y jugadores se han conjurado para lograr los tres puntos.

“No buscamos excusas para la derrota. Simplemente, vamos a cambiar para hacer felices a nuestros aficionados”, confiesa Nikopolidis.

El capitán griego es consciente de la mala imagen ofrecida en el estreno ante Suecia y aboga también por cambiar las cosas. Medir bien los pases y generar un mayor número de ocasiones de gol son los dos requisitos básicos que Rehhagel ha pedido a su vestuario estos últimos días.

La ingenua Rusia de Hiddink

Enfrente estará la ilusionante pero inconsistente Rusia. Un equipo que se mostró ambicioso en su estreno, pero al que según su técnico, Guus Hiddink, la “ingenuidad” acabó matando. Aun así, el holandés repetirá esquema y tan sólo se vislumbra algún cambio.

El central con más jerarquía del equipo, Ignasevich, recuperará la titularidad tras el mal partido de los centrales. En la delantera, Pavlyuchenko finalmente llegará, pese haber sido duda hasta hoy. Los rusos saben que han perdido contra el favorito de su grupo y todavía se ven con margen para clasificarse.