Archivo de Público
Viernes, 13 de Junio de 2008

"El 1 de enero de 2009 no habrá Tratado"

El portavoz del PP en la comisión constitucional de Europa, Íñigo Méndez de Vigo, sostiene que el Tratado no se puede renegociar

D.P. ·13/06/2008 - 19:24h

Íñigo Méndez de Vigo, portavoz del grupo Popular en la comisión constitucional, expresó a Público su convencimiento de la decisión de Irlanda no afectará al futuro del tratado de Lisboa, aunque sí dejó claro que "no podrá entrar en vigor el 1 de enero de 2009 como estaba previsto".

El portavoz conservador apoya las palabras del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y cree que es correcto esperar a ver cuál es el análisis que hace el gobierno irlandés la próxima semana en la reunión del Consejo de Europa. No obstante, recalca que "el problema lo tiene Irlanda, no la Unión Europea", ya que en su opinión, "lo que pase en el Consejo será una decisión de un Gobierno" y eso no tendría por qué paralizar el proceso.

Méndez de Vigo también se ha referido a la dura campaña contra el Tratado de Lisboa en Irlanda y advierte de que es inaceptable que con eslóganes como "Votemos no y renegociemos" no se va a ninguna parte. "Si Europa acepta renegociar un Tratado que la propia Irlanda firmó, todos los países que no lo han ratificado harán lo mismo para sacar más beneficios". Además, el portavoz del PP estima que el actual sistema de revisión por unanimidad al que se somete cada decisión está "obsoleto y es un anacronismo". 

Para él, "es inconcebible que 500 millones de europeos estén dependiendo de la decisión de cuatro".  Y va más allá del propio Tratado. En él, explica "hay temas como la cooperación militar que sin el apoyo de todos los Estados no podrían salir adelante". Quizá, una opción, sería que el Tratado siguiese adelante con el apoyo de Irlanda en determinados puntos. "No hay que descartar esa opción, porque Europa, en la situación de crisis que está sumida, no puede meterse en una crisis institucional también".

Por último, Méndez de Vigo rechaza la idea del desconocimiento de la Unión Europea o del Tratado de Lisboa que pueda tener la población irlandesa. Desde su punto de vista, "hoy en día con el gran desarrollo de los medios de comunicación, todo el que quiera enterarse de las cosas sólo tiene que moverse y el que no lo hace es porque no quiere". Además, dejó una reflexión en voz alta: "Lo que ha pasado hoy en Irlanda es la quiebra de la democracia representativa, en el sentido de que la voz del Gobierno, elegido por el pueblo, en un asunto como este no va a servir de nada".