Archivo de Público
Viernes, 13 de Junio de 2008

Europa espera con incertidumbre el resultado de Irlanda

El recuento comienza a las 10 horas. A media tarde se sabrá si Irlanda da luz verde al Tratado de Lisboa

PÚBLICO.ES ·13/06/2008 - 08:06h

Irlanda tiene en vilo a los países de la Unión Europea. ARCHIVO

Europa espera con incertidumbre y suspense el resultado del referéndum en Irlanda sobre el Tratado de Lisboa, ya que el recuento no ha comenzado hasta hoy a las 10 horas. A media tarde se conocerá la suerte de un texto considerado clave para una Unión Europea ampliada a 27 países.

Al cierre de los colegios electorales (a las 21 horas GMT), la afluencia a las urnas se situaba en torno al 40 ó el 45%, según estimaciones de la Radiotelevisión Irlandesa (RTE).

A la consulta estaban llamados más de tres millones de votantes. En el primer plebiscito celebrado en Irlanda sobre el Tratado de Niza en 2001 apenas un 34,7% de los ciudadanos ejerció su derecho al voto y acabó rechazando ese texto, mientras que un año después la participación subió hasta del 48,45% y el país adoptó aquel documento.

Fuentes oficiales indicaron hoy que la participación en la consulta popular del jueves "parece estar más cerca del segundo referéndum de Niza que del primero, lo cual es una buena señal para el 'sí'".

El veredicto de las urnas se anunciará a media tarde, un viernes y 13, una coincidencia que quizá ponga nervioso a más de uno en la supersticiosa Irlanda, el único país comunitario en el que se usa la vía del plebiscito para refrendar la reforma de la que un día fue Constitución Europea.

Los más pragmáticos preferirán centrarse en el único dato que, dado el empate técnico que reflejaban los sondeos entre el "sí" y el "no", puede dar alguna pista sobre el resultado del plebiscito, es decir, el del índice de participación.

El éxito del Gobierno en motivar a los votantes 

Quedará por ver si el Gobierno y sus aliados durante la campaña del referéndum -los principales partidos de la oposición, la mayoría de los sindicatos y la patronal, entre otros-, han logrado motivar a sus votantes y convencer, sobre todo, al 20 ó 25 por ciento de ciudadanos que aún se declaraba indeciso.

Para dar ejemplo, el primer ministro irlandés, Brian Cowen, votó temprano y aseguró que su campaña sobre el referéndum ha sido "positiva y honesta", al tiempo que confió en una victoria final del "sí".

"He conducido la campaña lo mejor que he podido. Hemos hecho una campaña positiva y honesta", dijo Cowen, que acusó a los partidrios del "no" de aumentar los "niveles de confusión y miedo" entre la ciudadanía con cuestiones que "ni siquiera están en el Tratado".

La independencia fiscal irlandesa, su neutralidad, su pérdida de influencia en la toma de decisiones en la UE, las políticas económicas ultraliberales de Bruselas y hasta el aborto o la eutanasia han sido algunos de las asuntos esgrimidos por los diversos y variopintos grupos opuestos al Tratado.

Según dijo a Efe Niamh Hardiman, catedrática de Ciencias Políticas de la University College Dublin (UCD), muchos de esos grupos -como el Sinn Fein, asociaciones pacifistas, izquierdistas y ultraconservdoras- han modificado sus posturas a medida que el Gobierno ha ido desmontando sus argumentos.

Una serie de cuestiones como las que aborda el Tratado, que se ven a menudo enmarañadas por intereses políticos nacionales

Añadió que los detractores han elegido asuntos que no "aparecen en el Tratado", pero que han contribuido a "crear confusión" entre el electorado, porque resulta difícil "presentar a la ciudadanía una serie de cuestiones como las que aborda el Tratado, que se ven a menudo enmarañadas por intereses políticos nacionales".

Un ejemplo, indicó la académica, es el Sinn Fein, único partido con representación parlamentaria contrario al texto, que aboga ahora por su renegociación pero que no "precisa si otra ronda de conversaciones entre los 27" produciría un Tratado mejor para Irlanda y la UE.

A este respecto, el multimillonario irlandés Declan Ganley, director del grupo "Libertas", aseguró hoy que la posible victoria del "no" en el referéndum obligará a la Unión a "democratizar" sus instituciones de gobierno.

Acompañado por su esposa Delia, el polémico empresario aprovechó su llegada al centro electoral de Tuam, en el condado de Galway (oeste), para insistir en los aspectos negativos del texto comunitario y congratularse por haber contribuido a "generar un buen debate".

"Irlanda -recordó- es el único país que convoca un referéndum, aunque los franceses y holandeses ya se pronunciaron sobre el predecesor de este Tratado. Sea cual sea el resultado final, esta es la voz de los irlandeses y es un buen día para la democracia".

Ganley ha sido una de las cabezas más visibles de la campaña por el "no" desde la plataforma de "Libertas", grupo fundado por él mismo en 2004 para protestar contra el proyecto de Constitución de la UE y, según sus críticos, financiado por grupos de presión ultraconservadores estadounidenses.