Archivo de Público
Viernes, 13 de Junio de 2008

Al menos 20 detenidos en una gran operación contra la mafia rusa en España

El operativo se ha saldado ya con varias detenciones y está coordinado por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón

RAMIRO VAREA ·13/06/2008 - 07:51h

 

Su vida transcurría en urbanizaciones de lujo situadas en algunas de las zonas más selectas de España, sobre todo en la costa. Sus aficiones también eran caras: vehículos de alta gama, obras de arte, yates... El dinero procedía de una larga lista de negocios turbios, como asesinatos por encargo, tráfico de armas y drogas, extorsiones, cohecho, amenazas, secuestros... Y España era su base para blanquear una fortuna millonaria obtenida gracias a su actividad criminal.

Policía Nacional y Guardia Civil desmantelaron ayer una de las cuatro organizaciones mafiosas más importantes del mundo. El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, dirigió la "operación Troika", mano a mano con la Fiscalía Anticorrupción. Los agentes detuvieron a 20 personas en la Costa del Sol, Alicante, Madrid y Mallorca.

La mayoría de los arrestados son presuntos capos de la mafia rusa, originarios de Moscú y San Petersburgo, que residían desde hace años en España. Entre ellos se encuentran Gennadios Petrov, el supuesto cabecilla del "clan Tambovskaya" y su lugarteniente Vitaly Izguinov, quien ya fue detenido en 2005 en una acción similar, la "operación Avispa".

Alto nivel adquisitivo

Izguinov se hallaba en libertad provisional, a la espera de ser juzgado por la Audiencia Nacional. En este tiempo, el presunto delincuente había reorganizado su "estructura financiera" y mantenía un altísimo nivel de vida, a pesar de tener intervenidos todos sus bienes.

Más de 300 agentes han intervenido en una operación que comenzó de madrugada de forma simultánea en cuatro provincias, con una treintena de registros en los domicilios de los sospechosos, sus empresas e incluso en despachos de abogados y economistas. Pero las pesquisas arrancaron hace dos años.

Los investigadores se centraron en cuatro de los principales detenidos. Todos ellos ostentaban el grado de vor z zakone, la máxima autoridad criminal dentro de la mafia rusa. Contaban con antecedentes criminales en Rusia y habían establecido sus residencias en España, desde donde daban salida y blanqueaban los beneficios que obtenían de sus negocios delictivos.

Para canalizar el dinero, la banda empleaba una serie de asesores jurídico-financieros, testaferros y paraísos fiscales como Chipre o Letonia. Además, habían creado "empresas pantalla", con las que justificaban sus inversiones millonarias, así como compañías de ocultación financiera. En la investigación también han participado cuerpos policiales de otros países como EEUU, Alemania, Suiza y Rusia.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, avanzó algunos datos de la operación. Cifró en 12 millones de euros la suma de las cuentas bloqueadas hasta el momento. La Policía también se hizo con 200.000 euros en metálico, 23 vehículos de lujo, obras de arte e incluso un yate, aunque el operativo sigue abierto.

Noticias Relacionadas