Archivo de Público
Jueves, 12 de Junio de 2008

El estúpido ritmo de los demás

La película de culto ‘Arrebato', de Iván Zulueta, llega por primera vez en DVD

DAVID LERMA ·12/06/2008 - 20:38h

Fotograma de ‘Arrebato’, el pistoletazo de salida de la ‘Movida’.

Cuando se estrenó, en 1980, en el desaparecido Cine Azul de la Gran Vía, no gustó. Arrebato, sin proponérselo, nació aureolada de malditismo. La sala Alphaville la recuperó en los años venideros en sus sesiones nocturnas, la época dorada del jaco y la Movida, que arrancó con el cuelgue metafílmico de Eusebio Poncela. Nunca se editó en vídeo y cuando la emitían en televisión cambiaban el orden de los rollos, suponemos que por la complejidad narrativa y el obsesivo empleo del flashback.

Ayer nos encontramos, casi 30 años después, con algunos de aquellos que la hicieron posible. Fue en la sede madrileña de la SGAE, que algo tendrá que hacer respecto a los derechos de Iván Zulueta, que no cobrará por la nueva versión remasterizada en DVD que distribuye Karma, como alertó Augusto M. Torres, el leal productor de esta película de culto que hoy visionan compulsivamente jóvenes extranjeros ávidos de buen cine. El DVD ya está a la venta e Iván Zulueta sigue sin estrenar, aunque continúa haciendo cine. "Siempre está haciendo cosas", aseguró el actor Eusebio Poncela.

Cine en carne viva

Arrebato fue una afortunada incongruencia cultural. La actriz Marta Fernández Muro, siempre pizpireta, sugirió que se trata de "una película mística". Y no fue por ello que "no ha dado un duro nunca". Cuando Zulueta se presentó en el Festival de Berlín con el cortometraje Leo es pardo, génesis de Arrebato, no hubo manera. "Se acojonaron", dijo Poncela, que considera que en su cine "hay verdad y pasión", aunque sea incapaz de explicar por qué Arrebato sigue teniendo "esa estética única".

"Zulueta no habla sólo de cine y de heroína, toca temas muy eternos, como el pasado y la ruptura de las barreras", defendió Fernández Muro. Arrebato no tenía vocación de gustar. Es cine en carne viva. Así lo atestiguan Andrés Duque y Jesús Mora, que dirigen sendos documentales sobre Zulueta incluidos en esta edición. Según Duque, que nació poco antes de su rodaje, "es una película que me señalaba". Quizá por ello su acercamiento al cineasta se convierta en "un recorrido psicológico" por la
inaccesible casa en la que reside Zulueta, en San Sebastián.

El diretor se formó en Super 8, pero hoy está fascinado con la alta definición. Y hay quien asegura "que nos puede dar una sorpresa". Lástima que la distribuidora no haya incluido sus trabajos televisivos. El Ente no les dio el visto bueno.

Entrevista: Eusebio Poncela, actor de ‘Arrebato'

«‘Arrebato' es insólita pero está viva»

¿Sabía que los jóvenes extranjeros siempre preguntan por ‘Arrebato'?

No, no tenía ni idea.

¿Cómo fue la experiencia de rodaje?

Muy fuerte, me obligó a meterme en cosas que ya había vivido. Pasaron muchas cosas. Hubo un cúmulo de circunstancias muy particulares.

¿Se identificaba con el personaje?

No me he atrevido a volver a verla. Sí, me identificaba mucho.

¿‘Arrebato' es de verdad un película maldita?

Es una película que está viva. Debería preguntárselo a Iván. Creo que nunca le ha molestado. La película fue insólita desde el principio.

¿Fue un rodaje tan caótico como se ha dicho?

Fue maravilloso, aunque nos movíamos en el caos. Éramos caóticos. Un poco de tranquilidad nos hubiese matado.

¿Iván Zulueta va a volver?

Yo creo que sí. Además, tiene guiones. Y si no le daré una patada en el culo.