Archivo de Público
Jueves, 12 de Junio de 2008

'Phoenix' ya está lista para analizar el suelo marciano

La sonda ha logrado llenar de material una de sus estufas

J. Y. ·12/06/2008 - 20:13h

La pala de 'Phoenix' espolvorea sustrato sobre uno de sus instrumentos. NASA

La sonda Phoenix, que se posó en el ártico marciano el pasado 25 de mayo, ha conseguido por fin llenar uno de sus instrumentos con la cantidad suficiente de material para analizar su composición, según informa la NASA. Los resultados, que estarán listos en una semana, permitirán conocer la naturaleza de los minerales y la participación del agua en la geología de Marte.

Los científicos de la misión habían empezado a preocuparse al comprobar que el sustrato depositado por la pala de la nave sobre el analizador no era capaz de atravesar el tamiz, diseñado para que sólo las partículas menores de un milímetro accedan a la cámara de examen. Los investigadores se sorprendieron por la tendencia del suelo marciano a formar granos muy consistentes, una textura que han sido incapaces de replicar en varios ensayos realizados con materiales terrestres.

Para hacer frente al problema, los responsables del proyecto pusieron el tamiz a vibrar, con la esperanza de que la agitación desprendiera los 20 ó 30 miligramos de arena fina necesarios para llenar el analizador. Después de seis fracasos, ha sido finalmente el séptimo ciclo de vibración, el último intento previsto, el que ha culminado la tarea.

Cuando el detector de la cámara confirmó el éxito a los investigadores, éstos lo celebraron bailando un tema de música disco de los setenta titulado Shake your booty (Mueve tu culo), según relató en rueda de prensa William Boynton, científico de la misión.

Phoenix dispone de ocho estufas analizadoras, todas de un solo uso. La primera de ellas, ya llena de material, se ha sellado para comenzar el análisis del suelo. La temperatura en su interior se elevará gradualmente hasta 1.000ºC (1.800ºF) para evaporar el agua y descomponer los minerales. La siguiente fase del proyecto, en las próximas semanas, será perforar el suelo hasta la presunta capa de hielo que yace debajo, para determinar su composición.