Archivo de Público
Miércoles, 11 de Junio de 2008

Espadas en alto en Francia contra la supresión de las 35 horas

Sarkozy plantea un alargamiento de la jornada laboral

ANDRÉS PÉREZ ·11/06/2008 - 21:56h

Los sindicatos franceses terminaron hace unas semanas satisfechos la concertación con la patronal y el Gobierno acerca de la representatividad en las empresas. Pero hace unos días se llevaron un susto al constatar que en el proyecto de ley derivado de esa concertación, el ejecutivo de Nicolas Sarkozy ha colado una disposición imprevista y explosiva: la supresión, de facto, de la semana laboral de 35 horas, instaurada en Francia en 2000.

Las dos principales organizaciones sindicales del país, la CGT y CFDT, acompañadas por Sud-Solidaires (autónomos) y por la FSU (Educación), han puesto las espadas en alto frente a la tentativa del Gobierno. Las centrales convocan una huelga general para el martes próximo, a la que se están sumando ya asambleas del metro parisino, de ferroviarios o de Air France.

La disposición criticada del anteproyecto de ley contempla de manera sibilina la posibilidad de que la duración legal del trabajo pueda ser negociada al alza empresa por empresa, o sector por sector, allí donde sindicatos y empresarios así lo deseen.

Ello significa, de facto, dejar completamente vacía de contenido la ley francesa que fija el tope de la semana laboral de 35 horas, permitiendo así, por cierto, que a partir de la hora número 36 trabajada, se cobren horas extras. Hasta ahora, Sarkozy había basado en ese umbral de las 35 horas buena parte de su programa "trabajar más para
ganar más".