Archivo de Público
Miércoles, 11 de Junio de 2008

Mejide equipara a una concursante con una actriz porno

MARTA SUÁREZ ·11/06/2008 - 21:09h

Operación Triunfo batió ayer dos récords. El primero fue el de la audiencia: Telecinco sumó casi cuatro millones de espectadores y rebasó su máximo de esta temporada. El segundo fue el récord de desprecio a los concursantes, que cada semana ha ido subiendo de tono con la aquiescencia de la audiencia. 

Risto Mejide, el publicista más conocido de España, centró sus afrentas en Mimi, una joven a la que antes de juzgar por su talento musical decidió humillar por un físico que él considera muy sexual. "Contigo me pasa como con ciertas películas en las que no importa el argumento, ni siquiera los diálogos, y hay quien incluso se queda al final para ver si se casan. Tú tienes unos ojos muy sugerentes, tienes unos labios prominentes, un cuello prometedor... y no voy a pasar de ahí porque este es un programa familiar", soltó ante una Mimi estupefacta.

El sonotone del butanero

Tras compararla a una actriz porno, Mejide hizo reír al público al valorar el talento musical de la participante de OT. "Hoy más que La oreja de Van Gogh has parecido el sonotone del butanero", lamentó antes de nominarla "en nombre de las mujeres heterosexuales con gusto musical".

Pero Mimi no fue la única damnificada por el veredicto jurado. Pablo se las vio con Risto. El concursante se tomó con humor la crítica del publicista hasta que le acusó de haber cantado Mediterráneo, de Serrat, "como quien recita la ley de la relatividad de Einsein: diciendo perfectamente la fórmula pero sin tener ni puta idea de lo que significa". Aprovechó para criticar que siga siendo "el jorobado de OT", le propuso Chepablo de nombre artístico, y le conminó a nominarse a sí mismo. El joven no se cortó un pelo y se negó a autonominarse porque "para eso te pagan a ti, y supongo que bien".

Noemí Galera, la integrante del jurado que más se escandaliza con Risto, no se quedó atrás esta vez. La experta en castings afeó a Virginia que el público la eligiera favorita de la gala porque esa decisión obligaba al jurado a nominar a otra concursante en su lugar.