Archivo de Público
Miércoles, 11 de Junio de 2008

Pakistán condena el "cobarde" ataque de EEUU que mató a 11 de sus soldados en la frontera afgana

AGENCIAS ·11/06/2008 - 19:17h

El Ejército de Pakistán tachó ayer de cobarde agresión el ataque aéreo con misiles que aviones estadounidenses de la fuerza de la OTAN en Afganistán lanzaron en la noche del martes en territorio paquistaní y que acabó con la vida de once soldados, incluido un oficial.

Los soldados murieron en el puesto de control fronterizo de Gora Prai, situado en el montañoso distrito tribal noroeste de Mohmand, frente a la provincia afgana de Kunar.
El del martes es el ataque estadounidese que más víctimas paquistaníes ha causado y el Ejército protestó con una enérgica condena y las mayores críticas hacia la campaña contra el terrorismo de Estados Unidos, de quien ha sido aliado desde los ataques del 11 de septiembre.

Los servicios de inteligencia estadounidenses sospechan que en el volátil cinturón tribal paquistaní, fronterizo con Afganistán, se refugian miembros de Al Qaeda y temen que planeen nuevos atentados.

Esta vez, el Ejército de Pakistán no ahorró críticas y tildó la acción militar de “cobarde” y “en absoluto provocada”.

Golpe a la cooperación

“La violenta acción golpea la base de la cooperación y el sacrificio con el que los soldados paquistaníes están apoyando a las fuerzas de la coalición en la guerra contra el terrorismo”, señaló el Ejército.

“Este tipo de agresiones no ayudan a la causa común de luchar contra el terrorismo”, añadió el comunicado.

A las críticas se sumó el primer ministro, Yousa Raza Gilani. “No permitiremos que nuestro territorio sea atacado”, dijo Gilani. El Gobierno paquistaní exigió a la OTAN que inicie una investigación.

Como respuesta, el Ejército de EEUU indicó que había avisado a Pakistán con antelación y que, en cualquier caso, sus fuerzas se defendieron del ataque de radicales antiafganos.

“Poco después de iniciarse el ataque, las fuerzas de la coalición informaron al Ejército paquistaní de que la coalición estaba siendo atacada por fuerzas antiafganas”, señaló el comunicado estadounidense. “En defensa propia, las fuerzas de la coalición dispararon a los insurgentes”, continuó. “La operación había sido coordinada previamente con Pakistán”, concluía el texto.

Deterioro de las relaciones

El incidente puede empeorar la relación entre Pakistán y los países occidentales que participan en la fuerza de la OTAN en Afganistán, una relación que ya se ha deteriorado recientemente.

Al Gobierno afgano y EEUU les preocupan las negociaciones que el nuevo Gobierno de Pakistán ha iniciado con insurgentes para intentar poner fin a los ataques que estos realizan dentro de su territorio, que el año pasado causaron cientos de muertos. La OTAN considera que ese tipo de tratos llevarán a un empeoramiento de la violencia en Afganistán.
El Ejecutivo paquistaní, liderado por el partido de la difunta Benazir Bhutto, llegó al poder después de que el partido del presidente Pervez Musharraf fuera derrotado el pasado febrero.