Archivo de Público
Miércoles, 11 de Junio de 2008

Valverde se pone al frente Dauphine Liberé

El ciclista española se ha impuesto en la contrarreloj de la tercera etapa y arrebata el primer puesto en la general al noruego Thor Hushovd

AGENCIAS ·11/06/2008 - 18:13h

El español Alejandro Valverde consiguió la victoria en la tercera etapa, segunda en su cuenta particular, de la prueba francesa Dauphine Liberé, una contrarreloj de 31 kilómetros en Saint-Paul-en-Jarez y quitó la primera plaza a de la prueba al noruego Thor Hushovd.

Valverde invirtió un tiempo de 44:59 minutos, a una media de 41,3 kilómetros hora sobre un recorrido que tenía un puerto de tercera y otro de cuarta categoría que se les atragantó a sus más directos rivales para conseguir la victoria como son el estadounidense Leipheimer y el australiano Evans. Tanto el americano como el oceánico se dejaron más tiempo del esperado en un terreno que suelen defenderse bastante bien. Leipheimer necesitó 19 segundos más y Evans 20.

Leipheimer y Evans se colocan detrás del murciano

Ahora, en la general, Valverde (Caise d'Epargne) tiene 23 segundos de ventaja sobre el estadounidense Levi Leipheimer (Astana) y 37 sobre el australiano Cadel Evans (Silence Lotto); mientras que el también español Mikel Astarloza (Euskaltel), que durante muchos minutos marco el mejor tiempo, se coloca también en los puestos de honor al marcar el cuarto mejor tiempo.

La crono resultó dura y selectiva debido al continúo subir y bajar, a los muchos cambios de ritmo y a la lluvia, por lo que los resultados fueron un tanto sorprendentes, pero los aspirantes a la victoria dejaron claro que están a punto para afrontar el Tour de Francia que es su gran reto y la Dauphine una especie de examen para calibrar su preparación.

La galopada de Valverde, vencedor de la segunda etapa también, comenzó con sus primeras pedaladas y prueba de ello es que en el kilómetro 12 ya sacaba 19 segundos a Clement, 28 a Evans y 36 a Leipheimer.

El español conocedor de las diferencias sobre sus más directos rivales no arriesgo y levanto el pie en la parte más complicada de la crono; circunstancia que aprovecharon Leipheimer y Evans para arañar segundos y mantener las esperanzas de podio a pesar del golpe de mano que ha dado una de las promesas del ciclismo mundial como es el español Valverde.

Mañana se disputará la cuarta etapa, entre Vienne y Annemasse, de 193 kilómetros de recorrido considerado "rompepiernas" con un puerto de primera cuya cúspide se encuentra a unos 20 kilómetros de la línea de meta.