Archivo de Público
Miércoles, 11 de Junio de 2008

Bush pide diplomacia con Irán, pero no descarta la guerra

El presidente de EEUU ya se encuentra en Roma tras reunirse con Merkel en Alemania con motivo de su última gira europea

GUILLEM SANS MORA/AGENCIAS ·11/06/2008 - 15:34h

Por primera vez, políticos alemanes de todos los partidos han criticado a un presidente de EEUU en su visita al país. Incluso democristianos del partido de Merkel han tenido palabras de desaprobación para Bush en su quinta visita como presidente a Alemania. Eckart von Klaeden, portavoz democristiano de política exterior en el Bundestag (Parlamento Federal), dijo que no va a echar de menos al inquilino de la Casa Blanca. Y su colega Karl-Theodor Freiherr von Gutenberg, de los socialcristianos bávaros, señaló que “nos alegra a todos que llegue un nuevo presidente”. El 77% de los alemanes cree que la presidencia de Bush ha sido “mala”.

A la pregunta de si comparte esas opiniones de miembros de su partido, Merkel respondió en Meseberg que “es un gusto colaborar” con Bush. La relación entre ambos es “amistosa, directa y muy constructiva”. “Me gusta que Bush no se anda con rodeos”, añadió. El presidente evitó trasladar públicamente a Merkel la petición estadounidense de que Alemania aumente su contingente en Afganistán, y se limitó a dar las gracias a la canciller por el trabajo de los soldados alemanes.

Merkel se esforzó por contrarrestar la impresión generalizada de que el mundo ya no cuenta con Bush para resolver problemas, y citó tareas pendientes como la "ronda de Doha" de la Organización Mundial del Comercio, la preparación de la cumbre del G-8 en Japón y el conflicto sobre el programa nuclear de Irán. Bush reiteró que apuesta por una "solución diplomática" en el caso de Irán, si bien "todas las opciones están sobre la mesa".

El mandatario dijo a periodistas en Meseberg que no lamentaba haber ido a la guerra para derrocar a Sadam Hussein, pero admitió que podía haber usado una mejor retórica para defender su postura. Bush busca obtener el apoyo europeo para llevar adelante una nueva ronda de sanciones contra Irán después de que las potencias occidentales acordaran la segunda tanda de medidas de castigo en marzo.


Ya está en Italia

Esta tarde, el todavía presidente de EEUU llegó a Roma sobre las 16.30 horas para entrevistarse con Berlusconi y el Papa, dentro de su gira europea. Allí, además de ser recibido por el cortejo del Gobierno italiano, se ha encontrado con una manifestación contra "los crímenes imperiales y de guerra" de EEUU organizada por el Partido Comunista de los Trabajadores.

Su líder, Marco Ferrando, ha aprovechado la presencia de los medios para denunciar "el clima de miedo y de intimidación que el Gobierno de Berlusconi está alimentando en estas horas. Bush será abrazado por Berlusconi, pero no, ciertamente, por la mayoría del pueblo italiano", precisó Ferrando.

El PCT denuncia que el Ministerio de Interior ha transferido a 230 presos de la céntrica cárcel de Regina Coeli a otros centros penitenciarios "para dejar espacio" ante eventuales incidentes que se puedan producir durante la visita de Bush. Durante la última visita de Bush a Roma en junio del año pasado, también tuvo lugar una protesta en contra de la política del presidente estadounidense, en la que se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y policía en la céntrica plaza Navona.