Archivo de Público
Miércoles, 11 de Junio de 2008

2 Detenidos por cobrar 37.500 euros a inmigrantes por contratos en empresas falsas

EFE ·11/06/2008 - 10:13h

EFE - Efectos y documentos incautados tras la detención de varias personas como presuntos integrantes de una red delictiva que, a cambio de dinero, prometía regularizar la situación en España de inmigrantes filipinos mediante contratos de trabajo falsos.

La Policía Nacional ha detenido en Almería a dos presuntos integrantes de una red que estafó al menos 37.500 euros a inmigrantes a los que confeccionó contratos falsos de trabajo a través de una red de empresas unipersonales sin actividad económica bajo la promesa de legalizar su situación en España.

A los arrestados por la brigada de Extranjería y Documentación también se les atribuyen delitos de estafa contra al menos dos ciudadanos españoles -A.M.A. y A.M.R.- a los que embaucaron para constituir las empresas solicitantes de los permisos como autónomos de la construcción, ha informado hoy el Cuerpo Nacional de Policía.

La operación se inició durante el pasado marzo, cuando un ciudadano estafado por esta banda interpuso una denuncia mediante la que se pudieron descubrir tres empresas fantasma con domicilio social en Adra, Almerimar y El Ejido.

Fruto de la detección de estas empresas se practicó la detención del primer implicado en la trama, Juan Francisco R.O., un almeriense de 28 años con antecedentes penales por estafa.

Tras practicar un registro en la vivienda de éste, las investigaciones llevaron a los agentes hacia Nicolás M.S., de 55 años y también con antecedentes penales, quien fue arrestado el pasado 6 de junio.

De las investigaciones efectuadas se dedujo que los ahora detenidos ofrecían a cambio de 1.500 euros precontratos de trabajo a inmigrantes bajo la promesa de legalizar su situación en España, si bien los expedientes o no se presentaban o quedaban paralizados en la Oficina de Extranjeros.

Los inmigrantes estafados eran dados de alta en la Seguridad Social por espacio de tiempo muy corto, incluso de un día, en alguna de las empresas fantasma promovidas por Juan Francisco, quien creó una auténtica red a su nombre y al de otras personas, con objeto de eludir la acción policial y las deudas contraídas con la Seguridad Social.

Además de embaucar a compatriotas para la creación de estas sociedades, éste se encargaba de solicitar el pago a los inmigrantes utilizando las empresas a nombre de los dos españoles a los que estafó, A.M.A. y A.M.R.

Según los datos recopilados por la Policía Nacional, los detenidos obtuvieron por esta actividad ilícita unos beneficios de 37.500 euros, si bien se sospecha que hayan podido ofertar sus servicios a extranjeros en origen a cambio de otros 1.500 euros por persona, por lo que las ganancias pudieron ser más elevadas.