Archivo de Público
Martes, 10 de Junio de 2008

Luis: "No es tan fácil marcar cuatro"

El seleccionador rebaja la euforia tras el 4-1

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·10/06/2008 - 21:28h

 Hay una palabra que enciende el instinto pelotero de Luis Aragonés. La misma con la que se engrandeció como jugador y como entrenador: contragolpe. Para el seleccionador significa dominar todos los rincones ocultos del juego. Primero marcar y luego machacar cuando el rival se descubre: “El otro día lo dije cuando vi a Portugal. Hay que saber competir, saber matar al contrario. Eso es lo que nosotros hemos hecho con el 2-0. En todos los partidos hay una especie de señal. Hay que saber jugar con el cero de tu portería y luego, matar al contragolpe”.

Estilo claro

El estilo lo tiene claro el seleccionador: “Somos un equipo que cuando tocamos bien llegamos con peligro arriba. España ha demostrado que defiende bien y que ataca bien con el balón. Tenemos jugadores de una alta calidad”. Sobre la actuación de Villa y los goles que ha marcado, no quiso darle más importancia que la necesaria: “El gol es una cuestión de rachas. Hoy ha sido David, pero otro día puede ser Torres”. Preguntado por el cambio del jugador del Liverpool, Aragonés apeló a las propias necesidades del partido: “El 11 y el 14 nos estaban haciendo mucho daño. Necesitábamos poblar el centro del campo para tener un mayor control del partido”.

La contundencia del resultado, según Aragonés, tiene un efecto psicológico doble: “Para nosotros era importante empezar ganando. En el dietario nuestro teníamos previsto primero hacernos más fuertes con el trabajo y luego con los resultados de los partidos. Se decía, porque yo había comentado que perder no era malo, que nos conformábamos con el empate. Se ha visto que no ha sido así, que hemos salido a ganar desde el principio. Este resultado sirve también para dar un golpe de autoridad ante los rivales. Para que nos tomen en serio y vean que España no es una broma”.

“La importancia de todos”

“Todos saben la importancia de todos. El que se sienta en el banquillo, el que ha metido tres goles (en referencia a David Villa), al que tienes que quitar en un momento dado, porque en el centro del campo nos convenía asegurarlo más... somos un grupo que día a día vamos a tratar de ir mejorando para ver si podemos conseguir lo que queremos todos. Y por eso estoy contento”, afirmó el seleccionador.

Hablando de futuro, Luis no quiso entrar en el pesimismo histórico de los cuartos de final cuando le preguntaron por ello: “España ganó una final y perdió otra, así que no siempre nos han eliminado en cuartos. En Alemania nos eliminó Francia, que puede ganar a cualquiera, igual que Italia, Alemania, Holanda o Portugal”.

Como conclusión, también aceptó el porcentaje de suerte que tuvo España: “Pasamos del 2-1 al 3-0. Tuvimos un poco de suerte en esos 15 minutos que nos descompusimos. Se habla mucho siempre que se gana por un resultado holgado de que España se midió a un rival débil, pero no ha sido así. Si yo me volviera a enfrentar a los rusos intentaría atarme los machos. Ellos llegaban en un momento extraordinario de forma física”.

Aragonés ya piensa en Suecia, un rival que derrotó a España en la fase de clasificación: “Es una selección muy complicada, con buenos jugadores”.

Sin duda, en algún lugar del alma de Luis anida aún la amargura del Mundial disputado en Alemania hace dos años. El amargo recuerdo de un campeonato que también amaneció para España con una esperanzadora goleada ante Ucrania (4-0). Luego vino el sufrimiento para ganar ante Túnez (3-1) y Arabia Saudí (1-0).

Y, como casi siempre, la debacle final llegó en la eliminatoria de cuartos. Todo se vino abajo ante Francia. Un 1-3 mandó a la roja de vuelta a casa.