Archivo de Público
Martes, 10 de Junio de 2008

Brasil pide a los empresarios que no acepten materias primas ilegales de la Amazonia

El Gobierno brasileño pide a las empresas que no acepten materiales llegados de zonas en peligro de deforestación y les advierte de que "serán corresponsables por los crímenes ambientales" de sus proveedores 

EFE ·10/06/2008 - 19:02h

Fotografía de archivo sin fechar en la que se observa la deforestación de la selva amazónica en Brasil, donde se han perdido 1.123 kilómetros cuadrados de este importante territorio entre enero y abril de 2008 por el efecto de la deforestación. EFE

El ministro del Medio Ambiente de Brasil, Carlos Minc, pidió hoy a los empresarios locales exigir la certificación de legalidad de las materias primas provenientes de la Amazonia y evitar así la deforestación de esa región. 

Minc se reunió hoy con empresarios de la Federación de las Industrias del Estado de Sao Paulo, la mayor patronal brasileña, para establecer un acuerdo entre el Gobierno y el empresariado para luchar contra la depredación de la selva.

"No se acaba con la deforestación colocando un policía detrás de cada deforestador. Se necesita crear condiciones dignas para los agentes de las cadenas productivas", apuntó Minc a los periodisas.

Las grandes empresas, corresponsables

La regularización de las actividades en la selva amazónica dará un nuevo paso el 17 de junio con un acuerdo entre el Gobierno y los exportadores de aceite vegetal, que se comprometerán a no adquirir el producto de las zonas de alto riesgo de deforestación.

El Gobierno conversa también para lograr acuerdos similares con productores de madera, siderúrgicos y del área cárnica.

"Las grandes empresas serán corresponsables por los crímenes ambientales de sus proveedores. Queremos la industria como un agente de legalidad", subrayó.

El ministro señaló que piensa aplicar para el país el modelo de licencias ambientales adoptado en el estado de Río de Janeiro, donde ocupaba antes el cargo de secretario del Medio Ambiente.

"Había 15.000 licencias que no andaban. Creamos un mecanismo que nos permitió ser ágiles, rigurosos y extremadamente eficientes en la defensa de los ecosistemas, negando con rapidez lo que era imposible desde el punto de vista técnico y analizar sobre condiciones lo viable", explicó.

El presidente de la FIESP, Paulo Skaf, por su parte, se mostró dispuesto a tratar la propuesta de Minc con el empresariado paulista y destacó que "nuestro lado es el lado legal y ético y la Amazonía es prioridad".

Paralelamente a la reunión con el ministro, la FIESP mantuvo un debate sobre la Amazonía con representantes de la sociedad civil, del Gobierno y del empresariado, que centraron sus discusiones en el tema de la demarcación de reservas indígenas y el conflicto de esas comunidades con agricultores de la región.