Archivo de Público
Martes, 10 de Junio de 2008

Medvédev promulga una ley que permite el acceso de activistas a las cárceles rusas

EFE ·10/06/2008 - 15:36h

EFE - El presidente ruso, Dmitri Medvédev.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, promulgó hoy una nueva ley que permitirá el acceso de los activistas de derechos humanos a las cárceles rusas, que acogen cerca de un millón de reclusos.

"Es una ley muy útil. Es una pena que el proyecto estuviera archivado durante cuatro años en la Duma", señaló Vladímir Lukín, Defensor del Pueblo, citado por la agencia Interfax.

Según la nueva ley, representantes de organizaciones de derechos humanos podrán integrar las comisiones de supervisión que vigilarán por el respeto a los derechos fundamentales de los internos en las prisiones.

Los activistas rusos han denunciado durante años los problemas de hacinamiento, insalubridad y malos tratos a los que son sometidos los reclusos en las cárceles rusas.

"El Sistema Penitenciario Federal recuerda hoy el GULAG (sistema de campos de trabajo soviéticos)", afirmó recientemente Lev Ponomariov, líder de la organización "Por los Derechos Humanos".

Por esta razón, los motines son cada vez más corrientes en Rusia, que sólo es superado por Estados Unidos en cuanto a población carcelaria.

Según el Servicio Federal Penitenciario de Rusia, unos 40.000 presos están infectados con el virus del VIH/SIDA, y otros 44.000 padecen tuberculosis en fase activa.

Lukín abordó hoy el problema de la corrupción judicial con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, que le recibió por primera vez en el Kremlin.

"Efectivamente, hay problemas en el sistema de aplicación de las sentencias. La mayoría de quejas están relacionadas con las actas judiciales, el cumplimiento de las decisiones de los tribunales y la corrupción", reconoció Medvédev.

Lukín explicó al presidente que, como consecuencia de ello, Rusia es el país objeto del mayor número de demandas judiciales en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

"Eso es muy malo tanto para la gente, como para el prestigio del país (...), todo podría ser muy distinto si los tribunales actuaran en el interés de los ciudadanos", indicó.