Archivo de Público
Martes, 10 de Junio de 2008

La sede de la cumbre es un lugar con un significado especial para Bush

EFE ·10/06/2008 - 10:12h

EFE - El presidente estadounidense, George W. Bush, saluda a su llegada, ayer 9 de junio, al aeropuerto Joze Pucnik cerca a Ljubljana (Eslovenia), como parte de su gira de despedida por Europa que le llevará también a Alemania, Italia, Francia y el Reino Unido.

El castillo esloveno de Brdo, sede de la cumbre que se celebra hoy entre la UE y EEUU, tiene un significado especial para el presidente George W. Bush: es el lugar, dice, donde miró a los ojos a Vladimir Putin y le vio el alma.

Situado a 20 kilómetros de Liubliana, este castillo sirvió de residencia de caza al mariscal Tito durante los tiempos en los que Eslovenia formaba parte de la Federación Yugoslava.

Este lugar idílico, donde aún habitan alces y muflones fue construido en 1510 por un noble de la dinastía Habsburgo.

Desde entonces ha sido sometido a varias transformaciones, que le han añadido un jardín botánico y lo han convertido sucesivamente en residencia de verano de la familia real serbia, los Karadjordjevic, pabellón de caza y, en la actualidad, sede de reuniones diplomáticas.

En 2001, saltó al panorama internacional durante la primera gira de Bush por Europa, que concluyó precisamente aquí con una reunión con el presidente ruso, Valdímir Putin.

En una frase que se hizo famosa y ha sido objeto de numerosos chascarrillos y se ha citado en las relaciones estadounidenses y rusas a lo largo de los últimos siete años, Bush dijo entonces que "le he mirado a los ojos. He podido percibir un sentido de su alma".

Quizá debido a los recuerdos especiales de aquella reunión, en sus entrevistas en los últimos días Bush se ha deshecho en elogios acerca de Eslovenia y su belleza natural.

En unas declaraciones a la televisión eslovena, difundidas por la Casa Blanca, el presidente sonaba casi como un promotor turístico: "mis impresiones de Eslovenia son que es un país precioso. probablemente por descubrir, hasta cierto punto, en EEUU, pero mis conciudadanos deberían ir y explorarlo. Tiene golf, tiene esquí, ciclismo de montaña, pesca..."

Hoy, por si quedaran dudas, volvió a repetirlo en su reunión con el presidente esloveno, Danilo Turk, antes del comienzo de la cumbre.

Eslovenia es un país "muy memorable. Les digo a muchos de mis conciudadanos que si quieren descubrir una parte bella del mundo vengan aquí", afirmó el presidente.