Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

Atasco y psicosis por la huelga

El paro indefinido de los camioneros bloquea los accesos a las grandes ciudades y desabastece gasolineras en todo el país. La patronal convocante de los paros ha rechazado el preacuerdo alcanzado por la mayoría del sector.

AINHOA LARREA ·09/06/2008 - 21:55h

Atascos en las carreteras, problemas de suministro en las gasolineras, temor al desabastecimiento en los mercados... La huelga indefinida de los transportistas comenzó oficialmente anoche, y lo hizo con virulencia. Centenares de camiones colapsaron los accesos a ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Valladolid y Cádiz, y los piquetes impidieron que otros profesionales circulasen con normalidad.

De nada sirvió que el Gobierno intentara frenar la convocatoria anunciando un paquete de medidas para compensar el impacto de la escalada del crudo. La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), que representa al 60% de los transportistas, no ha secundado las movilizaciones, pero la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, que agrupa a 70.000 vehículos de los 381.000 registrados, tildó las propuestas del Ejecutivo de obviedades y siguió adelante con el paro, respaldada por organizaciones minoritarias.

El precio del barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se ha duplicado en un año, hasta superar los 130 dólares, y los transportistas reclaman compensaciones que vayan más allá de las bonificaciones en la cotización a la Seguridad Social que el Gobierno les ha prometido, entre otras iniciativas. De hecho, los huelguistas mantienen su exigencia sobre el establecimiento de una tarifa mínima obligatoria, que el Ejecutivo rechaza.

Hoy, representantes de la Administración se reunieron con el Comité Nacional del Transporte por Carretera y los cargadores, pero Fenadismer no dio su brazo a torcer y cifró en un 90% el seguimiento del paro en algunas provincias.

En Galicia, los polígonos industriales parecían un erial sembrado de camiones varados, informa Pancho Tristán. Mientras, en Euskadi, hubo colas de varios kilómetros desde el peaje de Irún hasta el paso fronterizo con Francia, informa Guillermo Malaina. Y, al mismo tiempo, en Andalucía, los incidentes más graves se registraron en Cádiz, donde 100 vehículos bloquearon la entrada a la ciudad, informa Ángel Munárriz.

Depósitos llenos

Muchos ciudadanos se han apresurado a llenar los depósitos de sus automóviles. Tanto es así, que las gasolineras se están quedando desabastecidas, pues, según la Agrupación de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles, entre el viernes pasado y hoy la demanda de combustible ha subido entre un 40% y un 50%.

Otro sector afectado por la huelga es el de los fabricantes de coches: algunas plantas de producción se verán obligadas a suprimir hoy turnos de trabajo a causa de las movilizaciones en la carretera.

Por otro lado, algunos distribuidores de prensa se unieron a las movilizaciones del transporte y bloquearon el reparto de prensa en localidades como Barcelona.

El sector hortofrutícola, por su parte, perderá 24 millones de euros diarios en junio por la huelga, según alertó la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas.

Y, si la huelga se prolonga, también hará mella en el turismo. La Asociación Empresarial de Agencias de Viajes Españolas advirtió de que la imagen que se está trasladando de España podría causar “daños difícilmente reparables” sobre la llegada de visitantes.

Gracias al acopio que hicieron la semana pasada, los mercados centrales de abastos tienen provisiones para los próximos días, aunque su actividad se ha reducido y los envíos de productos frescos se han resentido, perjudicados por la huelga de los pescadores. El 100% de la flota de bajura se encuentra amarrada en protesta por el alza del gasóleo, anunció la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores.

Calma en el comercio

Las grandes superficies coincidieron hoy en afirmar que la huelga no se ha dejado sentir “ni en la afluencia de clientes ni en el surtido”, y las asociaciones de consumidores desaconsejan comprar masivamente productos, ya que eso podría encarecer su precio. Tranquilidad, por tanto, en el comercio. Los muelles, en cambio, corren el riesgo de congestionarse en breve por la acumulación de mercancías, tal como alertaron desde el Puerto de Valencia.

Incidentes

Se vivió mucha tensión a la altura de la salida 30 de la Ronda del Litoral, en Potosí (Barcelona), donde un centenar de transportistas cortó el tráfico. También fueron importantes las retenciones que hubo en la M-40 en Madrid y en las entradas de la A-1 y A-2.

El tráfico en la A-6 a la altura del municipio lucense de Guitiriz estuvo cortado por 500 camiones. El paro paralizó el transporte de mercancías en Portugal y llenó de camiones algunos puntos fronterizos, donde los transportistas lusos temían sufrir represalias. 

Cientos de kilómetros de atascos

Las carreteras españolas registraron hoy cientos de kilómetros de retenciones, provocadas en la mayoría de los casos por marchas lentas realizadas por los transportistas, aunque en otras ocasiones se produjeron cortes de tráfico para camiones, como en el caso de la A-I a la entrada de Madrid, la AP-7 (recorre todo el litoral mediterráneo) en las provincias de Barcelona y Almería, la A-II en la frontera de La Jonquera, en Girona. Barcelona fue la provincia más afectada, con fuertes retenciones en la B-20, B-23 y C-58.

Las fronteras de Francia, objetivos de los piquetes

La entrada y salida de camiones de España hacia Francia fue hoy prácticamente imposible desde primera hora de la mañana porque los piquetes hicieron especial hincapié en el corte de los dos grandes pasos fronterizos: el de Irún y el de La Jonquera.

También se produjeron problemas de tráfico en los grandes puertos, sobre todo el de Bilbao, y alrededor de los mercados mayoristas, como Mercamadrid y Mercabarna. En las zonas cercanas a Mercamadrid se produjeron a media mañana retenciones de hasta 12 kilómetros debido a la circulación lenta de camiones, aunque no llegaron a producirse incidentes.