Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

Odyssey y España debaten en un tribunal sobre los trámites

EFE ·09/06/2008 - 20:00h

EFE - El tribunal establecerá cuáles son los próximos pasos que dar y las fechas límite.

La empresa estadounidense Odyssey y el Gobierno español debatieron hoy en un tribunal de Florida (EEUU) sobre los procedimientos y las próximas audiencias relativas al tesoro hallado en mayo de 2007 y que España reclama en su totalidad.

"El juez emitirá, probablemente en breve, una decisión sobre el calendario" de vistas, dijo en un comunicado a Efe James Goold, el abogado que representa al Estado español y que compareció en la conferencia que se celebró hoy en la audiencia de Tampa (Florida).

Ésta es la primera vista en que las dos partes se encuentran después de que el Estado español asegurara el 8 de mayo pasado que no había duda de que el tesoro valorado en unos 500 millones de dólares (322 de euros) procedía de la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes.

Sin embargo, Odyssey reiteró hoy a Efe que "no ha sido encontrado ningún navío en el lugar (donde se halló el tesoro del "Cisne negro"), pese a que España "asegura que el cargamento encontrado" corresponde a "La Mercedes".

Sostuvo además que, aun en el caso de que (España) "pruebe a satisfacción del tribunal que el cargamento proviene de 'La Mercedes'", esta fragata "transportaba en su mayor parte mercancía privada" y se encontraba en "una misión comercial en el momento de su hundimiento".

Por ello, la fragata "no estaría sujeta a la inmunidad soberana", destacó la empresa de exploración con sede en Tampa (Florida).

Según dijo Goold en la conferencia celebrada entonces en Madrid (España), el tesoro de monedas de plata y oro procedía de "La Mercedes", perteneciente a la Armada Española y hundida en 1804, por lo que el navío se halla protegido por el principio de la inmunidad soberana.

Goold explicó que este principio se aplica a todos los navíos, estén en aguas internacionales o nacionales. Por lo tanto, la posición legal del letrado es que el tesoro pertenece en su totalidad al Estado español.

Odyssey calificó al día siguiente de "precipitadas" las conclusiones asumidas por España, ya que, sostuvo, no existen todavía "pruebas suficientes" para afirmar que el cargamento procede de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes.

La compañía estadounidense insiste en mantener su posición legal de propiedad del pecio encontrado, aunque ha reiterado en numerosas ocasiones su disposición a colaborar con las autoridades españolas.

El ministro de Cultura español, César Antonio Molina, subrayó pocos días después de la conferencia de Madrid que "La Mercedes" es "un sitio histórico y propiedad inalienable de España, ya que se trata de un pecio arqueológico y de un cementerio marino".

En ese sentido, el titular de Cultura destacó que "todos los objetos que se hayan llevado ilícitamente del sitio deben ser devueltos a España".

Odyssey admite la hipótesis de que el tesoro pueda proceder de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, pero insiste en que, al no aparecer restos del navío, la carga puede ser de otro buque.

Pero el Gobierno español asegura que el cargamento procede sin ninguna duda de esa fragata española, que se hundió en octubre de 1804, tras un combate naval de una escuadrilla española con una flota inglesa frente a la costa portuguesa del Algarve.

Tras la explosión perecieron más de 200 marinos y sus familias, por lo que es Estado español lo considera un cementerio marino.

El 18 de mayo de 2007 Odyssey anunció el hallazgo en aguas internacionales del Atlántico de un tesoro de 500.000 monedas de plata (17 toneladas) y otros objetos procedentes de un naufragio codificado con el nombre de "Cisne negro".