Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

Los cantores de Innsbruck

La selección española, con Aragonés al frente, graba la canción de 'A por ellos, oe' junto a la banda El Capitán Canalla

PEPE GARCÍA-CARPINTERO ·09/06/2008 - 21:16h

 

Hacía falta una dosis de ritmo. Una pizca de enérgica chispa para que los jugadores notaran la cercanía del partido ante los rusos. Ya lo fueron sintiendo la tarde anterior, cuando empezaron a inundar las proximidades de su hotel cientos de españoles. Cánticos, palmas, buen rollo...

Los españoles se empiezan a notar en Austria. Así que la Federación propuso que los jugadores fueran unos seguidores más. La cita fue con nocturnidad, lo que la hizo más impactante. A bote limpio. A grito desgarrado. Con alguna colleja que otra, en plano humorístico. ¡Qué dirían los niños cantores de Viena de tal espectáculo!

Los camareros del Milderer Hof alucinaban, sobre todo con Luis, que no paraba de gesticular como un veinteañero, y con Güiza, que en un momento de éxtasis rompió un panel informativo. El seleccionador evidenció una emoción desbordada, con aquella expresión del “ganar, ganar, ganar... y volver a ganar”. Son esos momentos en los que Luis se vuelve a sentir futbolista y los jugadores le van más cercano que nunca.

Claro que para meterse en faena y para que intentasen coger el tono lo más rápido posible necesitaban a un canalla particular. Misión imposible evidentemente para algunos jugadores. Dicen que Juanito estuvo en el grupo de mejores barítonos, pero en el lado opuesto ya se habla de voces privilegiadas como las de Güiza y Senna.

Así que Alfonso Aguado, el líder de La Banda del Capitán Canalla tiró de los internacionales y cantaron el ya archiconocido: “A por ellos, oé”. Hubo que hacer varios intentos en la grabación, sobre todo por las insistentes bromas de los jugadores, que no paraban de lanzarse el balón de un lado a otro.

Fin benéfico

La canción tiene un fin, aparte del meramente forofo. Servirá para que a través de la descarga de los móviles la recaudación se destine a la Asociación Andaluza de Fibrosis Quística. Iker Casillas será el encargado de entregar el cheque a la asociación cuando haya terminado la Eurocopa. Así que ahora está en manos de los jugadores. Cuanto más lejos lleguen, más solidarios serán.