Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

La jornada de 65 horas se abre camino en Europa



PÚBLICO.ES ·09/06/2008 - 20:34h

Los ministros de Trabajo de los 27 países de la Unión Europea (UE) se reunieron ayer en Luxemburgo para aprobar la directiva que pretende ampliar la jornada laboral hasta 65 horas semanales (frente al máximo de 48 horas de la normativa comunitaria actual).

El Gobierno español intentó, hasta última hora, conformar una minoría suficiente para bloquear la aprobación de esta medida.El Parlamento europeo, que deberá ratificar el texto de la directiva que apruebe el Consejo de Ministros, tendrá la última palabra. El presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que se reunió ayer con la ejecutiva del PSOE, rechaza esta directiva y descarta su aplicación en España, según informaron fuentes de la dirección socialista.

El PSOE acordó lanzar una ofensiva en Europa para intentar impedir que la directiva salga adelante ya que, aunque haya sido aprobada por el Consejo de Ministros, aún debe ser ratificada en el Parlamento europeo.

"Nuestro criterio es que lo relativo al tiempo de trabajo, dentro de los límites legales, sea acordado en la negociación colectiva", dijo el portavoz socialista, José Blanco, con la intención de implicar en la negociación a los sindicatos europeos, abiertamente contrarios a la ampliación de la jornada laboral.

A juicio del PSOE, esta directiva es un reflejo de "los intentos de regresión social" que promueven los gobiernos conservadores, que son ahora mayoría en la Unión Europea. De prosperar, Blanco subrayó que "supondría caminar hacia atrás en una de las conquistas sociales más importantes que han alcanzado los trabajadores a lo largo de la historia".
El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, añadió que la ampliación de la jornada laboral acerca a Europa "más al siglo XIX que al siglo XXI". En España, la jornada laboral está limitada a un máximo de 40 horas semanales.

Por su parte, Comisiones Obreras (CCOO) aseguró que la Confederación Europea de Sindicatos (CES) presionará al Parlamento Europeo para que rechace esta directiva. El sindicato calificó el aumento de la jornada laboral como una "gravísima irresponsabilidad".

Corbacho agregó que se trata de una muy mala noticia para los trabajadores europeos: "Que Europa no se sorprenda después si los ciudadanos se distancian cada vez más" de la UE.