Archivo de Público
Jueves, 1 de Noviembre de 2007

La llegada masiva de peticionarios de asilo colombianos satura las instalaciones de Barajas

EFE ·01/11/2007 - 12:47h

EFE - Imagen de archivo de unos ciudadanos cubanos que recibieron asilo en España.

Unos cuatrocientos colombianos solicitaron asilo en el aeropuerto madrileño de Barajas el pasado mes de octubre, lo que saturó las instalaciones donde estos ciudadanos aguardan la resolución de su caso, situación que dificultó el trabajo de los letrados y los policías.

Según dijeron a Efe fuentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP), desde principios de 2007 se han registrado 1.700 solicitudes de asilo por parte de colombianos, 400 de ellas en octubre.

Hubo días laborables en los que se efectuaron hasta 40 peticiones y llegaron a coincidir en las instalaciones del aeropuerto 150 personas.

El coordinador de Asuntos Jurídicos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Mauricio Valiente Ots, confirmó a Efe estos datos y dijo que la situación que se vive en Barajas "es difícil", aunque no se puede calificar "de desbordamiento ni de caos".

A juicio de Valiente, el incremento de las peticiones de asilo por parte de colombianos es "un repunte" en una tendencia que se registra desde hace tiempo.

Valiente criticó la "imprevisión de la Administración española", ya que desde hace año y medio se tenían que haber tomado medidas para habilitar nuevas instalaciones en Barajas para atender a los peticionarios de asilo.

Hasta que se resuelven sus peticiones, éstos permanecen en una sala del aeropuerto madrileño, situada en la terminal 1, custodiada por policías y vigilantes de seguridad, y habilitada también para los no admitidos.

Durante el pasado mes de octubre el gran volumen de solicitudes de asilo provocó una saturación de la sala, por lo que varios ciudadanos tuvieron que ser trasladados a otra sala situada en el exterior de las terminales.

Esta sala depende de la Comisaría General de Extranjería y habitualmente se utiliza para las personas con orden de expulsión.

Mauricio Valiente señaló que la sala de la terminal 1 no tiene malas condiciones, pero se ha quedado pequeña, y además los letrados que les asisten no tienen espacio para estudiar los casos como prevé la legislación.

Por su parte, el sindicato policial destacó que los funcionarios que se encargan de estos trámites están "desbordados de trabajo" y señaló que un 60 por ciento de las peticiones de asilo fueron admitidas.

Las mismas fuentes explicaron que los ciudadanos colombianos compran un billete de turista para viajar a distintos países, entre los que destaca Israel, haciendo escala en Madrid, y al llegar a Barajas presentan su petición de asilo, alegando que sufren persecuciones y que su vida corre peligro en Colombia.

Al llegar a Madrid, el pasajero solicita asilo a los policías y en un plazo no superior a 72 horas se personan en Barajas funcionarios de la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior, acompañados de letrados e intérpretes si es necesario, explicaron a Efe fuentes del Colegio de Abogados.

Los funcionarios estudian el caso y emiten un veredicto sobre la admisión a trámite o no de la petición y, si esta es denegada, se puede solicitar la revisión del caso, por lo que los trámites se pueden demorar hasta siete días.

Víctor Hugo B., colombiano de 21 años, contó a Efe desde una de estas salas que llegó a Madrid el día 26 de octubre y está a la espera del resultado del trámite de su petición.