Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

El agua, un bien escaso y vital

Zaragoza dedicará Semanas Temáticas a los aspectos económicos y sanitarios del agua

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·09/06/2008 - 20:57h

Shiloh recorre cada día más de 10 kilómetros para recoger agua en un bidón de plástico de cinco litros. Tiene que caminar hasta el pequeño grifo en mitad de la nada, bajo un sol demoledor. Shiloh es una niña namibia de apenas cinco años, y es la encargada en la familia de ir a por el agua, un recurso escaso y muy preciado en Oshakati, al norte de su país. Como ella, otras muchas niñas y mujeres son las aguadoras en los países en vías de desarrollo.

La salubridad es fundamental para evitar enfermedades que se transmiten por el agua. En la actualidad, 1.100 millones de personas, uno de cada seis habitantes del planeta, no tiene acceso a una fuente segura de agua para beber y 2.600 millones (el 40% de la población mundial) carecen de saneamiento básico. Cada año, debido a la falta de acceso a un agua segura mueren 1,6 millones de niños de cinco años.

Estas cifras escalofriantes ponen de manifiesto la importancia de un recurso, que en los países desarrollados está garantizado cada vez que abrimos el grifo y que es indispensable para el éxito de la lucha contra la pobreza, el hambre, la mortalidad infantil y la desigualdad entre hombres y mujeres.

En el caso del país de Shiloh, Namibia, hace 18 añosse independizaba de Suráfrica y entonces sólo el 42% de sus zonas rurales tenía acceso a agua potable. En 2004, la cifra ascendió al 81%, aunque no supone agua corriente en casa. Muchos pueblos están compuestos por casas dispersas y aisladas y el grifo comunitario está a decenas de kilómetros. Y el agua es un tema de desigualdad de género, porque son las mujeres las responsables de su recolección, y de salud, porque en muchos países el acceso al agua sigue siendo una pelea diaria.

Bosques de agua
Los ecosistemas con un buen estado de conservación llevan implícita la limpieza de sus aguas. Y desde que una gota se condensa en las ramas de la laurisilva en La Gomera hasta que desemboca en el mar, su ciclo natural de tránsito por el cauce del río no debería encontrarse con vertidos, ya que las aguas cristalinas son las que permiten la biodiversidad.

Sin embargo, son demasiadas las presiones que tiene el agua en su discurrir, desde sustancias químicas agrícolas hasta el desarrollo urbanístico. Por eso, la ordenación del territorio es vital para la gestión del agua, que incluye tanto desarrollo de infraestructuras (presas, desaladoras, canalizaciones, depuradoras) como educación para el uso racional de un recurso poco valorado en el primer mundo.

El agua preocupa cuando abunda o cuando escasea. Con inundaciones o con sequía. Un ejemplo de esta realidad es la situación de Catalunya a lo largo de estos últimos meses, donde el déficit de precipitaciones hasta mayo era del 40%, pero este mismo mes la situación se ha paliado, concretamente sobre Tarragona, donde el Observatorio del Ebro ha recogido 229,3 litros por metro cuadrado, el mayo más lluvioso desde 1880. Para evitar riadas y para recoger la lluvia cuando llega son necesarias obras de regulación y una planificación que evite la construcción de edificios en zonas inundables.

Todos estos temas centrarán los debates de la Tribuna del Agua de la Expo de Zaragoza, que comienza el próximo 14 de junio. Expertos nacionales e internacionales en los diversos aspectos del agua presentarán sus investigaciones y propuestas en las semanas temáticas.