Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

CDC cuestiona la legitimidad de Benach y Carod y augura más tensiones en ERC

EFE ·09/06/2008 - 11:11h

EFE - Joan Puigcercós, candidato a la presidencia por la corriente "gent de esquerra", celebra los resultados de las elecciones celebradas para elegir al presidente y al secretario general de ERC.

El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, ha cuestionado hoy la legitimidad de Ernest Benach como presidente del Parlamento catalán y de Josep Lluís Carod-Rovira como vicepresidente del gobierno de la Generalitat y ha augurado que ERC seguirá inmersa en su crisis y sus tensiones internas.

Puig ha felicitado, en nombre de Convergència, a Joan Puigcercós y Joan Ridao, escogidos nuevos presidente y secretario general de ERC respectivamente, en las elecciones internas del sábado, cuyos resultados, que parecen confirmar la continuidad del tripartito, no han sorprendido a los convergentes: "Hace falta que todo cambie para que todo continúe igual", ha resumido el dirigente de CDC.

De estas elecciones internas, CDC saca varias conclusiones: una de ellas poner en duda la legitimidad de Benach y Carod como cargos institucionales de la Generalitat, después de que la candidatura que encabezaba el presidente del Parlamento catalán y apoyaba el vicepresidente del gobierno de la Generalitat fuese derrotada.

En concreto, Benach quedó tercero, por detrás de Joan Puigcercós y Joan Carretero, en la carrera electoral a la presidencia de ERC.

Según Puig, planea una "sombra de duda respecto a su legitimidad como presidente del Parlamento".

Para el secretario general adjunto de CDC, las dudas no sólo afectan a Benach, sino que también Carod tiene "problemas de legitimidad", ya que pese a no presentarse a las elecciones de ERC sí daba explícito apoyo a Benach.

"Un presidente del Parlamento que no es ni tan sólo apoyado por los militantes de su partido y un vicepresidente que no tiene el apoyo de la militancia tienen un punto de debilidad institucional", ha afirmado.

Puig ha evitado pedir dimisiones, aunque sí ha invitado a Carod y, sobre todo, a Benach a "reflexionar" con espíritu autocrítico: "Ha sido un error que el presidente del Parlamento haya jugado en esta batalla interna. El presidente del Parlamento debe estar por encima, pero aquí se ha dejado arrastrar en este escenario de confrontación partidista".

Otra de las conclusiones a la que llega Convergència observando los resultados del sábado es que ERC "no ha resuelto su crisis" y no la cerrará hasta que celebre sus elecciones primarias para escoger a su próximo candidato a la presidencia de la Generalitat, ya que la victoria de Puigcercós, que cosechó menos del 40% de los votos, no ha sido tan rotunda como cabía prever.

Además de la escasa "cohesión interna" de ERC que se deduce de los resultados del sábado, CDC vaticina "mayor inestabilidad" en el gobierno de la Generalitat, fruto de las propias tensiones internas en las filas republicanas.

Pese a entender que la victoria de Puigcercós y Ridao consolida la apuesta de ERC por el gobierno tripartito con el PSC, Puig confía aún en que la nueva dirección republicana muestre mayor "capacidad de diálogo" con CiU y comprenda que "es necesaria una nueva complicidad catalanista".

Para sondear la predisposición al diálogo de la nueva cúpula de ERC, Puig le ha ofrecido establecer un "diálogo" en dos frentes: en la negociación del nuevo sistema de financiación y en la defensa del modelo de inmersión lingüística en las escuelas catalanas.

Estos puentes de diálogo servirían, ha explicado Puig, para calibrar si en el seno de ERC se produce algún cambio de orientación con respecto a la que ha mantenido en los últimos tiempos.