Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

La flota vasca de bajura permanece amarrada por la carestía del carburante

EFE ·09/06/2008 - 12:07h

EFE - Barcos de bajura permancen amarrados en el puerto vizcaíno de Ondarroa.

La flota vasca de bajura, compuesta por unos 170 barcos, permanece hoy amarrada en protesta por el elevado precio del combustible, mientras que la de altura comenzará a regresar al puerto de Ondarroa (Vizcaya) a partir del próximo miércoles para realizar un paro de una semana.

El presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Vizcaya, Iñaki Zabaleta, ha explicado a Efe que en esta provincia "no sale nadie" al mar porque "con estos precios ridículos" ni los pescadores ni los armadores están "por la labor" de salir a faenar.

Zabaleta ha instado al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino a "moverse" para solucionar el problema de la falta de rentabilidad de la pesca.

Según ha comentado, en Bermeo, el principal puerto vasco de bajura, permanecen amarrados unos sesenta barcos, la mayoría de los cuales debían haber comenzado el pasado 27 de mayo la costera artesanal del bonito.

Por su parte, el gerente de la Organización de Productores de Pesca de Ondarroa, Víctor Badiola, ha anunciado a Efe que la flota de altura retornará a puerto el próximo miércoles y a partir de entonces "no habrá pescado".

"Es una situación difícil y compleja porque también están los transportistas. No se han hecho los deberes en el tiempo y forma que se debía y hay que hacer una reflexión y una búsqueda de soluciones conjunta entre empresas y políticos, sin remitirnos al escenario europeo o al español porque todos los escenarios son necesarios", ha añadido.

Badiola ha señalado que el paro de la flota de altura evolucionará "en función del escenario de negociación" con el Gobierno.

En Guipúzcoa, el presidente de la Federación de Cofradías, Eugenio Elduayen, ha explicado que toda la flota de bajura de la provincia ha secundado hoy este paro que, en principio, no quiere calificar de "indefinido", ya que su intención es analizar diariamente la situación y actuar en consecuencia.

De momento, los pescadores creen que "no es rentable" salir a faenar por el alto precio del gasóleo lo que, según Elduayen, agrava aun más el panorama del sector, que debe hacer frente a diferentes problemas, entre ellos el cierre de la costera de la anchoa o los "bajos precios" abonados en lonja por el pescado debido a las "importaciones ilegales" que inundan el mercado.

Elduayen ha recordado que los pescadores de Guipúzcoa llevan ya "55 días en casa", desde que terminó la campaña de verdel, y precisamente hoy habían planeado iniciar la costera de túnidos, con la que esperaban "salvar" el año.