Archivo de Público
Lunes, 9 de Junio de 2008

Los soldados de EEUU "dispararon a Couso porque quisieron"

Los compañeros del cámara asesinado por el ejército estadounidense niegan que hubiese motivos para atacar el hotel

PÚBLICO.ES / EUROPA PRESS ·09/06/2008 - 13:02h

EFE - Los periodistas Jon Sistiaga (i) y Olga Rodríguez y el cámara de televisión Jesús Quiñonero.

Los periodistas que estaban en el hotel Palestina de Bagdad el día en el que murió el cámara de Telecinco José Couso, víctima del ataque de un tanque de EEUU, declararon ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que los soldados estadounidenses "dispararon porque quisieron".

Jon Sistiaga, entonces compañero de Couso en Telecinco, Olga Rodríguez, de la SER, y Jesús Quiñonero, de Antena 3, llegaron a las 10.30 a la Audiencia Nacional donde fueron citados por Pedraz para ampliar los testimonios en la investigación de la muerte del cámara.

Las declaraciones que realizaron en aquel momento fueron utilizadas por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal para revocar el procesamiento de los tres militares responsables del ataque: el sargento Thomas Gibson, y sus superiores, el teniente coronel Philip de Camp y el capitán Philip Wolford.

En la acción también perdió la vida el cámara ucranio Taras Protsyuk.

Refuerzo de la tesis 

En un auto fechado el pasado 13 de mayo, los magistrados de la Sala anularon la decisión del juez, quien ordenó procesar a los tres militares de EEUU.

"Personal iraquí entraba en las habitaciones"

Para ello argumentó que los testimonios de los periodistas reforzaban la tesis de que los militares estadounidenses no se extralimitaron en esta acción porque existía la posibilidad de que en la azotea del hotel existiesen "francotiradores y focos de hostigomiento".

A este respecto, la resolución destacaba que la periodista Olga Rodríguez, entonces en la SER, "relató que personal iraquí entraba en las habitaciones", mientras que Jon Sistiaga, enviado especial de Telecinco, llegó a reconocer ante el juez en octubre de 2003 "la existencia de espías e informadores que se hacían pasar por periodistas".

No había motivos

Hoy, los compañeros de Couso, negaron estas declaraciones. "En absoluto, no había ningún motivo para que el tanque disparase", aclaró Rodríguez, al tiempo que explicó que "claro que había iraquíes en el hotel, pero era personal no armado que en ningún momento suponían ninguna amenaza".

Sistiaga, explicó a los medios tras su declaración ante el instructor que, "cuando un periodista va a cubrir un conflicto sabe a lo que se expone, pero tampoco quiere morir".

"Cuando estás en el hotel destinado a la prensa, sin proteccción lo último que te esperas es que el peligro vaya a venir de los tanques de EEUU", añadió el periodista, quien recordó como el mismo día de la muerte de su compañero el Ejército estadounidense "atacó otras dos emisoras de televisión contrarias a la invasión".

"Depués de esos ataques las tropas americanas tomaron la ciudad sin que ninguna cámara puediese tomar una sola imagen, queremos saber por qué se dio la orden de disparar", denunció.