Archivo de Público
Domingo, 8 de Junio de 2008

"Lo peor es cuando ven que la familia creció sin ellos"

Miguel Anxo García analiza los efectos de las ausencias

P. T. ·08/06/2008 - 19:48h

Cuando se jubiló y volvió a tierra, el marido de Modesta Cancelas se llevó del barco la costumbre de balancearse en la silla. "Es como si echase de menos el bamboleo de alta mar", ironiza ahora ella. "Pero a mí me ponía muy nerviosa". Dice Modesta que el primer año, cuando él regresó, supuso un proceso de adaptación que no estuvo exento de problemas y de esfuerzos.

Suele suceder así cuando ellos vuelven a casa para quedarse. Pilar Pousa, hoy viuda de un hombre que se dejó en los mares del mundo los mejores años de su vida, señala que en ese momento se producen muchas separaciones. Quizás sea un proceso lógico.

Al fin y al cabo, y tal y como cuenta Pilar, ellas y ellos viven los años del mar como si tuviesen dos vidas. Habla de su experiencia: "Cuando ellos están en el mar, hacemos una vida. Y después, cuando ellos están aquí, hacemos otra, le dedicas a él todo el tiempo".

Cuando el padre es la madre

Miguel Anxo García, psicólogo, explica que "la intermitencia de la presencia" de los marineros en la vida familiar los convierte "en una pieza que se incorpora de vez en cuando a un sistema que crece sin ellos" y que, cuando se produce el abandono de la vida en alta mar, no les resulta fácil desempeñar "la función paterna" de la que siempre se encargaron las mujeres y, en algunos casos y a partir de determinada edad, los hijos mayores.

"Lo peor -para ellos- es cuando se encuentran con el hecho de que la familia creció sin ellos: es algo que da origen a situaciones muy complicadas. Si para los prejubilados que trabajaban en tierra es complicado asumir su situación cuando dejan sus empresas, los problemas aquí se duplican. En algunas ocasiones, los problemas son graves".

"No sabemos convivir", se blamenta Pilar Pousa, quien siempre ha tenido la sensación de que estaba viviendo dos vidas distintas. Pilar acusó las dificultades de la convivencia: "Ni nosotras con ellos ni ellos con nosotras. Al final, cada uno hizo su vida por
separado".