Archivo de Público
Domingo, 8 de Junio de 2008

"No veo probable que Costa presente candidatura"

Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso, cree que Mariano Rajoy tiene muchas ganas de pensar en el futuro

YOLANDA GONZÁLEZ ·08/06/2008 - 15:01h

Alfonso Alonso, en el Congreso de los Diputados. DANI POZO

Portavoz adjunto del PP en el Congreso y ex alcalde de Vitoria, Alfonso
Alonso reconoce que pese a que "las aguas están volviendo a su cauce" ha pasado uno de los momentos más duros de su carrera. Junto a la tormenta que ha supuesto esta etapa precongresual, el también presidente del PP de Álava, ha tenido que hacer frente a la marcha de María San Gil.

¿Ve a Rajoy más fuerte que nunca?

Lo veo bien, con muchas ganas de pensar en el futuro.

¿Cree que ayudó a Rajoy y al partido la ejecutiva del lunes?

Lo importante es el partido. Rajoy es el líder que conviene al partido hoy en día y esa es la opinión de la inmensa mayoría del partido. El mensaje es que nosotros creemos en un proyecto político que tiene un espacio consolidado, que tiene que crecer, que tiene que ser una opción alternativa de Gobierno en la que confiaron más de 10 millones de personas en las últimas elecciones, y que queremos que sean más. Queremos fortalecer la definición de nuestro partido y nuestro proyecto político y parece que la persona adecuada en este momento es Rajoy.

¿Entiende el malestar que generaron algunos de los nombramientos, sobre todo en el Congreso?

Los malestares que se derivan de ambiciones personales son cuestiones privadas.

¿Aunque salgan a lo público?

Sí, pero no creo que sea bueno. Este no puede ser un partido para personalismos. A cada uno nos toca defender el proyecto político donde nos pongan. La militancia en política hay que verla con mucha humildad. Lo importante no es una carrera política personal, sino cómo se contribuye a un proyecto compartido.

Ha habido críticas en el partido que apuntaban a que se estaba intentando cambiar los principios...

Yo creo que no. Yo miro esto desde una posición particular, en el País Vasco. Si quisiéramos vivir cómodos nos hubiéramos hecho del PNV, pero nos metimos a defender una idea muy clara y en unas circunstancias muy complicadas porque nos la creemos, creemos en la idea de la libertad, en la idea de España y en que la convivencia es posible en el País Vasco. Y que es posible derrotar el terrorismo. Esas son las bases de las ideas por las que militamos en política y que identifican, creo, a todos los militantes del PP del País Vasco y del conjunto de España. Otra cosa es de qué manera se traslada esto en la estrategia, en la coyuntura política y que sobre esto puede y debe haber discusiones dentro de un partido. No nos va a ahogar una especie de rigidez o de autolimitación en lo que es un proyecto que quiere acercarse a la sociedad que todos los días cambia. El principio es el mismo y nuestras ideas son las mismas.

¿Habría ayudado que se hubiera celebrado alguna reunión más como la ejecutiva del pasado lunes?

Es bueno reunirse. Da la ocasión de hablar las cosas dentro de casa. E incluso de hacer terapia de grupo. Esto es importante en todas las organizaciones, sobre todas en las políticas, donde se dan situaciones de enorme tensión y uno vive presionado muchas veces. Es bueno hablar y hablar con lealtad, ser sincero. Y a partir de ahí, a nadie se le debe atacar por mantener discrepancias. Es razonable discrepar, e incluso oponerse a aquello con lo que uno no está de acuerdo, por un interés que sea cabal, no un interés personal. El PP es el partido que tiene mayor número de militantes en España y la gente no nos quiere ver discutiendo entre nosotros sobre cuestiones de personas.

¿Hay dos PP?

No. Sólo hay un partido. Entiendo que los adversarios tienen muchas ganas de que haya dos o tres o que fracturemos nuestro espacio político. Siempre nos ha definido una coherencia y una cohesión.

¿Ve posible que se presente otra candidatura para el Congreso? ¿Se atreverá Costa a dar el paso?

La veo posible, pero no probable. Y no sé si es por atrevimiento o no. La inmensa mayoría del partido no está por la labor de que haya dos candidaturas. Pero si la quieren promover me parece muy bien y que están en su derecho.

¿No cree que le vendría bien a Rajoy un opositor?

No me importa tanto lo que le vaya bien a Rajoy como lo que le vaya bien al partido. Ahora Rajoy le va bien al partido. Lo importante es que el día después del congreso cerremos filas y todo el mundo tire del carro.

¿Los trapos sucios hay que lavarlos en casa?

Hay dos cuestiones. Es legítimo que si se plantea un debate de ideas la sociedad pueda asistir a éste porque nosotros tenemos una vocación de servicio a la sociedad. Entiendo que los medios de comunicación y la sociedad muestren un interés para que se les explique qué es lo que está ocurriendo, pero eso no son trapos sucios. Pero si son rencillas personales o cosas que podrían ocurrir dentro de cualquier organización, creo que no interesa al conjunto de los ciudadanos.

¿Debe Rajoy desvelar su equipo?

La curiosidad es lo natural. Yo también tengo curiosidad y me gustaría conocer el equipo. Es un debate que está siempre en todos los congresos, en cualquier partido. Pero nunca, y he estado muchas veces en congresos, he visto que se presente la lista, el equipo completo, con un mes de antelación, se hace el ultimo día.

¿Y por qué se pide ahora?

El que quiera semejante innovación tendrá que acreditar muy bien por qué la quiere cuando otras veces no ha ocurrido.

¿Hay avales suficientes para que surja otra candidatura?

Parece que los que han avalado ya a Rajoy lo han hecho empujados por alguien. Y no es verdad. El que lo quiere avalar, lo avala y punto. Quiero que se respete la mayoría de edad de los militantes del PP y los compromisarios, muchos de los cuales están ejerciendo responsabilidades importantes y no se puede decir que sean personas que no tengan criterio propio. ¿Cómo se puede avalar a algo que no existe?. Primero se plantea la oferta, luego se buscan avales.

¿Es posible en este congreso reducir el número de avales que requiere una candidatura?

Sí. Pero no es posible cambiar las reglas en mitad del partido. Este congreso ha sido convocado con los anteriores estatutos y esas son las reglas del juego. Se querían unas reglas distintas para este congreso, pero son las que son. No me parece que sea para tanto tener el 20% de los avales.

¿Cómo ha sido el trabajo de estos primeros meses en el Grupo Parlamentario Popular?

Vine con mucha ilusión, pero ha sido bastante menos tranquilo de lo que yo esperaba. Tiene cosas buenas, aquí el trabajo es bonito... luego tiene algunas cuestiones que han hecho que yo particularmente pase una de las épocas de mayor sufrimiento político. Esta etapa precongresual no ha sido fácil. La situación del partido en el País Vasco con la marcha de María San Gil ha sido dura y también se ha recrudecido la ofensiva terrorista de ETA.

¿Se puede hablar con el PNV?

Sí se puede hablar. He hablado mucho con ellos, pero ¿hablar de qué?. Porque se puede hablar con el PNV, pero últimamente hablar con Ibarretxe es como hablar con un frontón. Es un hombre que no atiende a más razones que las suyas. Ha vuelto a plantear una propuesta que busca romper y dividir a la sociedad vasca. Un lehendakari que plantea la negociación política con los terroristas y la separación del País Vasco del resto de España introduce el factor de inestabilidad y de ruptura en el País Vasco, que es muy grave. Se puede hablar para decirle que vamos a defender una posibilidad de convivencia, que vamos a defender la Constitución, el Estatuto y el conjunto de la sociedad. Y que tiene que cambiar ese camino. A partir de ahí no es por no hablar con nadie, pero ellos tiene que cambiar.

¿Cree que el Gobierno está haciendo lo suficiente para parar la consulta de Ibarretxe?

El Gobierno cometió muchos errores la pasada legislatura. Espero que se hayan dado cuenta de ello, de hecho, nosotros no estamos insistiendo mucho en los errores del pasado. Lo importante son los hechos. Y los hechos tienen que ser con toda claridad que si esta propuesta tiene los votos del PCTV en el Parlamento vasco, es decir los de ETA y Batasuna, y el desafío se plantea, inmediatamente tiene que haber un recurso de inconstitucionalidad. Lo ha dicho la vicepresidenta y espero que no haya declaraciones, sino hechos. Esta legislatura tiene que ser completamente distinta y de momento está siéndolo.

¿Comparte la ponencia política del PP que apunta a que el PNV no está haciendo lo suficiente para derrotar a ETA?

ETA ha perseguido todo aquello que no fuese nacionalista en el País Vasco. Si yo me dedicara a la política en el País Vasco y no necesitara escolta, me preguntaría seriamente qué es lo que estoy haciendo. Es difícil salir a la calle y decir a ETA que es una organización criminal y que vamos a acabar con ellos y que sus objetivos son repugnantes y que buscan imponer un Estado totalitario, porque esto tiene consecuencias muy negativas en la vida personal del que lo hace. Es legítimo defender todos los planteamientos políticos, defender la independencia de Euskadi. Pero no se puede abonar permanentemente la tesis del conflicto, de la fractura, del victimismo y pedir que se abran los espacios de libertad. Eso es lo que envenena la posibilidad de construir una sociedad democrática normal.

¿Entonces sí comparte esa parte de la ponencia política?

Yo no he visto ninguna iniciativa para derrotar a ETA en la actuación del lehendakari. La iniciativa que ha planteado ahora es un guiño a ETA, porque quiere sus votos para sacar adelante su proyecto. Es la misma hoja de ruta que había marcado ETA y Batasuna: las dos mesas, la negociación política, no la derrota de ETA, sino partir de dos ideas: la del conflicto y la de que ellos pretenden defender que ETA es invencible Es una idea muy peligrosa. Si no se acepta que el camino frente al terrorismo es derrotarlo se están justificando y alentando las esperanzas de los terroristas.

Algunos compañeros suyos del PP vasco presentarán una enmienda a la ponencia política para suavizar la actitud con el PNV. ¿Cómo lo ve?

Tenemos que decir a los nacionalistas que queremos una convivencia con ellos amable y que se sientan cómodos, pero que se sientan cómodos también los no nacionalistas, que no lo están. Si una persona sale a la calle y no puede decir que se siente español, porque eso es una provocación y porque entonces va a ser víctima de una persecución social cuando no directamente de una amenaza sobre su vida, eso es lo que no puede ser. En cuanto al PNV, yo invito a la gente a que se lea su ponencia política, que camina en esa dirección de la fractura y es de una radicalidad que no tenía precedentes ni siquiera en el propio partido.

¿Por qué se fue San Gil de la ponencia?

Se sintió mal. Lo que ha explicado es que se fue no tanto por el tenor de la ponencia, sino por que le disgustó la manera en que se había hecho. Considera que hay un cambio de estrategia y ella lo ve como un elemento determinante. Es evidente que no comparto sus razones, porque si no, nos hubiéramos ido todos. Y no las compartimos. Pero las respeto, porque creo que María San Gil no ha sido una persona frívola en su vida. Es una persona con un sentido profundo de la responsabilidad. No es oportunista, ni lo ha sido nunca y tampoco defiende el personalismo, sino que siempre ha demostrado una enorme capacidad de sacrificio. Si ella tomó esa decisión me parece terrible, lo siento mucho, pero creo que tiene motivos profundamente personales y que seguramente van también más allá de los motivos políticos.

No se siente respaldada por Rajoy...

No dijo esto. Dijo que había perdido la confianza.

¿A quién ve de presidente del PP vasco?

Todavía no veo a nadie. Estamos en ello.

¿Se ve usted?

Yo acabo de llegar al Congreso.

Pero, ¿le apetece?
No es cuestión de apetencias. Tengo vocación política en el País Vasco, es lo que más me llama y me mueve. Pero yo ahora estaba en otra función. No me veo especialmente de presidente. Ahora hay que pensar bien quién es la persona adecuada, puedo serlo por algunas razones y no serlo por otras.

¿Es complicado elegir candidato a lehendakari?
Sustituir a María San Gil es difícil

También por la cercanía de las elecciones.

En un momento en el que se está renovando la dirección nacional... es la circunstancia más complicada en la que afrontar un proceso de sucesión. Para poder salir airoso de este trance creo que lo que hay que intentar es ser prudente. Hay que hablar mucho con la gente, hacer poco ruido y tratar de aplicar mucho sentido común. He pedido y pido siempre que se respete al PP Vasco, a San Gil, que se nos dé la oportunidad de resolver una cuestión complicada.

¿Sabe si se ha replanteado su decisión?

Creo que no. No es una persona de un humor variable. Es una mujer con profundas convicciones. Lo ha demostrado siempre. No es una rabieta.

¿Cree que Regina Otaola y otros militantes del PP vasco acabarán abandonando el partido?

No. He estado con ellos y no se va a ir nadie.

¿Temen el efecto San Gil en las urnas?

Ya veremos. Lo que tenemos que hacer es un proyecto que supere esta situación. El PP es necesario en el País Vasco. Si la solución a los problemas es marcharse, yo nunca he creído en eso. Creo que hay que quedarse. Si algo distingue a los miltantes del PP del País Vasco es que nos hemos quedado a dar la cara y muchas veces nos la han roto. No hemos sido de los que se marchan.

¿Están haciendo daño los medios de comunicación en este proceso precongresual?

Claro. No me voy a meter en la casa de los demás pero que se metan en la tuya tampoco es razonable. Pero no puedo pretender que los medios sean afines al PP. He visto a políticos zarandeados por medios mayoritarios que sacan mayorías aplastantes. Lo que les pido no es que defiendan mi posición, sino que la trasladen. Y a partir de ahí pueden manifestar su opinión.