Archivo de Público
Domingo, 8 de Junio de 2008

Los estadounidenses Linkin Park animan la noche y el Festimad sigue vivo

EFE ·08/06/2008 - 05:44h

EFE - El grupo californiano Linkin Park, durante su actuación esta noche en el Festimad Sur 2008.

Un lleno total para ver a la banda británica Lostprophets y a la californiana Linkin Park hizo temblar anoche el graderío de La Cubierta de Leganés (Madrid) en el segundo día de Festimad, y da esperanzas para creer que el festival madrileño seguirá con éxito durante varios años.

Nada que ver con el viernes. La jornada del sábado de Festimad Sur superó los obstáculos que hacían presagiar un batacazo (el precio de las entradas y la programación a la misma hora en la localidad vecina de Getafe de un concierto de Extremoduro) y se convirtió en un éxito de música y de público.

Si el día anterior los protagonistas habían sido los grupos jóvenes, el rap multicultural y la fiesta étnica de los serbios Emir Kusturica, el sábado de Leganés se concentró en un único objetivo: los estilos del siglo XXI.

Así, el hardcore y el nu metal comenzaron a sonar en el recinto nada más terminada la siesta. Los catalanes Nunnery y los galeses The Blackout, que siguen la estela musical de Lostprophets, vieron cómo, poco a poco, el auditorio tomaba un aspecto muy diferente al del viernes y comenzaba a llenarse de gente.

El jueves, en el preludio del festival, Julio Muñoz, su director, afirmó que no se le "caerían los anillos" por tener que llevar el Festimad Sur a una plaza en lugar de hacerlo al aire libre. Al final, el paisaje ayudó, y el aspecto íntimo del escenario y las gradas en Leganés favorecieron el ambiente de la segunda jornada de conciertos.

Lostprophets saltó a escena con el sonido metal agresivo y rápido de sus primeras grabaciones y el público, entre el que primaban las camisetas negras y las pulseras de cuero, lo recibió con entusiasmo.

Aunque en la mitad de su actuación hicieron concesiones a una estética MTV, fueron dos de sus mayores éxitos, "Last Summer" y "We are Godzilla, you are Japan", los que convencieron a la audiencia de que Ian Watkins (voz) y Jamie Oliver (teclados) había acudido a Madrid para dar muestras de personalidad y calidad.

La gran actitud de los galeses -a los que luego se les pudo ver como público repartiendo su atención entre sus fans y el concierto de Linkin Park- satisfizo a la gente que se había trasladado hasta Leganés y que afrontó con aparente buen humor la hora y media de descanso entre los dos conciertos.

Hacía más de cuatro años que la banda estadounidense Linkin Park no pisaba España y eso se notaba en la impaciencia de las miles de personas que coreaban el nombre del grupo americano cuando los técnicos sacaban al escenario instrumentos, tocaban luces, paraban la música en las pruebas de sonido o colgaban el telón de los californianos.

En esta ocasión, los embajadores del rapcore, que estaban en Madrid para presentar su último disco, "Minutes to midnight", tampoco pensaban quedarse mucho más, y habían firmado el concierto de Festimad Sur como el único en toda España, lo que no daba a sus seguidores otra alternativa más que acudir al recinto.

Su fórmula del rap a dos voces, cortándose y contestándose, junto a la distorsión dura de las guitarras y las bases de teclado, recibió la aprobación de más de 20.000 brazos que no sabían si decidirse por hacer los cuernos rockeros o imitar los scratchs del DJ.

Linkin Park lanzó prácticamente todos los temas de su primer álbum, "Hybrid theory", que alternó con los más apreciados del "Meteora" y algunos escogidos del trabajo que presentaban.

Al público no pareció sorprenderle que un grupo con tanta producción de estudio como Linkin Park pudiera estar ofreciendo tan buen directo, y la audiencia se desvivió canción tras canción.

"Somewhere I belong", "Crawling" o "In the end" golpearon con fuerza el graderío y la gente respondió con el temor de que el espectáculo terminara después del siguiente acorde. Pero eso no ocurrió hasta pasada la medianoche, cuando "One step closer" desgarró las últimas gargantas y el Festimad Sur se apagó hasta la próxima edición.