Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

"Con este libro me acusaron de loca"

El Gremio de Libreros de Madrid ha premiado su novela ‘El corazón helado' como mejor libro de 2007

PAULA CORROTO ·07/06/2008 - 20:24h

BLANCA DEL AMO - Firma por segundo año consecutivo ‘El corazón helado’.

Esta entrevista comienza con Galdós. Almudena Grandes pide hacerse una fotografía junto a la estatua de su escritor fetiche, que se encuentra al lado de las casetas de la Feria. Al final, casi se recuesta encima. Como una Dafne y Apolo en versión castiza. Grandes está feliz. Firma por segundo año consecutivo El corazón helado, mejor libro de 2007 según el Gremio de Libreros de Madrid. Hace unos días, el editor Jorge Herralde la bautizó como Reina de la Feria. Ella lo tiene claro: "Preferiría que me llamaran presidenta de la República de la Feria del Libro, la feria nació con la República".


-Defina la feria. ¿Son buenos tiempos?

-Sí, la veo muy bien, la dirección toma decisiones fundamentales como eliminar la lista de los más vendidos. Firmar más no tiene importancia. La feria es para los lectores y se ha convertido en un foro de agitación a la lectura. Es una isla en el Madrid actual.

-Firma ‘El corazón helado' por segundo año y sus lectores forman una fila enorme. ¿A qué lo atribuye?

-El libro tiene un punto de vista insólito sobre una historia contada infinidad de veces. No se detiene en el pasado, lo importante es cómo ven el conflicto los nietos de quienes lo vivieron. Con este libro he ganado muchos lectores hombres.

-Le adjudican un ‘target' de lectoras entre 30 y 55 años.

-Pero el supuesto poder de la editorial para crear gustos es mentira. Cuando presenté la novela me dijeron que me había vuelto loca: que era demasiado larga y era necesario un argumento más masticado. Por suerte no acertaron.

-Hay una diferencia en la Grandes de antes y después de ‘Aires difíciles'.

-Esa novela fue un punto de inflexión en mi obra. Tenía que cambiar de registro. Aires difíciles es mi primera novela de una segunda parte: El corazón helado.

-En la que ahonda en la Guerra Civil. ¿Le resultó difícil embarcarse en ella?

-Era muy delicado. Hice un juego de equilibrios. Éste ha sido mi gran tema, mi trayectoria es muy española.

-Se denomina galdosiana... ¿No viene pegando fuerte otra narrativa más desestructurada?

-No. Todo el tiempo hay cambios en la novela. No percibo un cambio radical, pero sí están desapareciendo las fronteras entre géneros.

-Apoyó a IU mientras otros escritores se pasaron al PSOE, ¿está haciendo algo mal Izquierda Unida?

-No. Así de dura es la vida. Se sabía lo que iba a pasar.

-¿Cómo ve a IU?

-Tocar fondo sólo tiene una ventaja: señala que no hay que mantener amarras con la situación existente. IU tiene dentro un partido que, como nunca se presenta a elecciones ni las pierde, machaca al otro. Es insostenible.

-La veo muy militante, ¿se va a lanzar a la novela política con mayúsculas?

-El corazón helado ya es militante en cierto modo... A partir de esta novela quiero hacer una trilogía. Primero una serie de novelas cortas, una especie de Episodios Nacionales sobre la dictadura y la posguerra. Y luego quiero ponerme con una novela larga que siga a El corazón helado en la que incluiré a los bisnietos del conflicto, es decir a los nacidos en los 80, la generación de mis hijos.