Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

¿Hay algún médico en la sala?

La huida de los profesionales sanitarios provoca un importante aumento de puestos vacantes en los centros sanitarios de Catalunya

MÓNICA MARTÍNEZ LEÓN ·07/06/2008 - 20:10h

La falta de médicos preocupa este verano en las zonas costeras. CLICK-ART

La huida de los profesionales sanitarios catalanes a otras zonas geográficas del territorio español, donde las ofertas laborales ofrecen condiciones y salario más atractivos, está provocando un importante aumento de puestos vacantes en los centros sanitarios de Catalunya. Por el momento, son 164 médicos y 151 enfermeras los que se requieren para cubrir, a corto plazo, un verano que se presenta incierto ante esta situación.

Ponerse enfermo en est comunidad supone un problema para sus gestores. No hay suficientes médicos y las listas de espera cada vez son más largas. Los centros sanitarios se saturan, el personal sanitario no puede dar más de sí y los pacientes se desesperan.

La medida de contratar médicos extranjeros sin título homologado, anunciada a inicios de semana por la consellera de Salut, Marina Geli, ha puesto el grito en el cielo tanto a profesionales como usuarios, los cuales están cada vez más indignados.

Mientras unos piden la dimisión de la consellera, otros piden que la echen directamente y es que todos en general no entienden cómo Geli, siendo licenciada en Medicina como es, haya puesto sobre la mesa semejante propuesta.

Plazas con pocos atractivos

La provincia catalana más afectada por la falta de facultativos es la de Girona. Pese a ello, el presidente del Colegio de Médicos de esta demarcación, Eudald Bonet, considera que el problema radica en lo poco atractivas que resultan las plazas ofrecidas.

Poco sueldo, guardias interminables y demasiada presión asistencial son las causas por las cuales muchos profesionales gerundenses optan por mudarse a otras comunidades autónomas donde los sueldos se triplican y las condiciones laborales son mucho más favorables.

Manel es médico en un Centro asistencial de Girona y no se lo pensará dos veces si tiene que marcharse: "En Aragón se cobra más del doble por el mismo trabajo y sin tanta presión asistencial. La vivienda y la comida son más baratas. La población es más respetuosa y no esperan ver por dónde te pueden denunciar. En las Baleares, Francia o Portugal aún cobraría más. Cuando me vaya, además, encontraré allí a mis amigos catalanes trabajando. Hablaré más catalán fuera que aquí". Pero no sólo los médicos se quejan de esta situación. El otro colectivo afectado por la falta de personal es el de enfermería. Silvia trabaja en un centro hospitalario en Girona y su opinión coincide con la del resto de sus compañeros, "Soy enfermera y no me extraña la falta de personal, hay mucha presión en el trabajo y estamos saturados. Los contratos son precarios, la mayoría son de seis meses. Si tuviéramos estabilidad laboral seguro que muchos se lo pensarían antes de irse".

Un año más de formación

Otra solución sería la de contratar médicos residentes de último año guiados por su médico titular, pero el inconveniente es que este año no va a haber promoción, porque durante el presente curso su formación se ha alargado un año más. Además, los afectados no se sienten aún preparados para ejercer.Marta es residente de último año y trabaja en un Centro de Asistencia Primaria de la provincia de Girona junto a su médico titular.

"Yo creo que aún nos falta un año de preparación, de manejo del ambulatorio y del paciente crónico que todavía no hemos adquirido".
Por otro lado, tampoco encuentra razonable la contración de médicos extranjeros sin título homologado. "Como médico residente me siento decepcionada y avergonzada por las palabras de la consellera. En Catalunya, como en el resto del Estado, para llegar a ser especialista se precisan seis años de carrera, uno para estudiar el MIR
y cuatro o cinco más como residente.

Para poder ejercer en el resto de países de la Comunidad Europea nos piden pasar un examen. Quizá, si nuestras condiciones de trabajo fuesen más favorables no habría este problema. Somos mileuristas, ¿aumentando nuestros sueldos a base de guardias de 24 horas en las que la atención al paciente es muy deprimente, cree la consellera que mejoraremos la calidad asistencial?". Con la voluntad de apaciguar los ánimos, el presidente del COMG, Eudald Bonet, ha afirmado que hay suficientes colegiados para cumplir. Habrá que ver como evoluciona la situación durante los meses de verano, periodo en el que el número de vacantes puede verse considerablemente aumentado debido al crecimiento de población en las zonas de veraneo.

Una nueva facultad para el año 2013

El incremento del número de plazas y la creación de nuevas facultades no se considera desde los Colegios Oficiales de Medicina catalanes como una solución definitiva ya que esto haría aumentar el número de facultativos a muy largo plazo y provocaría que un gran número de médicos permanezcan en el paro.

Pese a esta opinión, la Universidad de Girona inaugurará con entusiasmo sus estudios de medicina el próximo curso. De momento los nuevos alumnos comenzarán en el aulario común del campus Montilivi, donde permanecerán por un periodo de dos años. En una segunda fase, se prevé que se trasladen a la facultad de Educación y Psicología. Pasado este periodo, en 2013, los alumnos de medicina de la UdG inaugurarán el complejo de Ciencias de la Salud de la UdG, cerca del nuevo Hospital Josep Trueta.