Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

Sarkozy dice que "la elección del nuevo presidente libanés "marca una nueva era"

EFE ·07/06/2008 - 08:40h

EFE - El presidente libanés, Michel Suleiman (izq), acompaña a su homólogo francés, Nicolás Sarkozy (c), mientras pasan revista a la guardia de honor a la llegada de Sarkozy al aeropuerto internacional Rafik Hariri de Beirut (Líbano) hoy.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, expresó hoy el apoyo total de su país al Líbano, y destacó que la elección de Michel Suleimán como nuevo jefe de Estado libanés representa "el comienzo de una nueva era".

"El Líbano puede contar con el apoyo político, económico, cultural y afectivo de Francia", afirmó Sarkozy, que llegó hoy a Beirut, en un discurso ante las principales personalidades políticas libanesas, entre ellas Suleimán.

Sarkoy, primer jefe de Estado europeo que visita a Suleimán desde que éste fue nombrado presidente en mayo, añadió que su elección marca una "nueva era, símbolo de esperanza para todos los libaneses".

"Es necesario reconstruir el Líbano, que durante muchos años fue el símbolo de la apertura, la reconciliación y la diversidad. Ha habido muchos sufrimientos y desgracias, pero llegó el momento de mirar hacia el futuro", expresó el francés.

Afirmó también que "las bases de la reconciliación nacional deben establecerse de modo sólido. El Líbano necesita el apoyo y la solidaridad de todos los libaneses".

Sarkozy insistió en la aplicación integral del acuerdo de Doha -alcanzado en mayo por los líderes libaneses para sacar al país de la crisis en la que estaba sumido desde hace más de 18 meses- y recordó que los políticos libaneses tienen la obligación de cumplir lo prometido.

Para colaborar en su aplicación, el francés anunció que próximamente viajará al Líbano una delegación cultural francesa para reforzar la enseñanza y después otra económica para ayudar a aplicar los fondos comprometidos en la conferencia de donantes de París el año pasado.

Francia ejerce todavía una poderosa influencia sobre el Líbano, país que tuteló durante su protectorado (1918-1943).

Suleimán aseguró en su intervención ante Sarkozy que "los momentos difíciles han pasado" en su país y que está comprometido con el establecimiento de un Estado de derecho.

"Los momentos difíciles y dolorosos ya están detrás de nosotros. El acuerdo de Doha, en el cual Francia también desempeñó un papel, regeneró la estabilidad política tan esperada y deseada", afirmó Suleimán.

Suleiman también pidió el respaldo de Sarkozy para abordar la ocupación israelí de territorios libaneses, principalmente las granjas de Cheba: "Líbano cuenta con su apoyo para recuperar sus territorios ocupados y poner en aplicación el derecho al regreso de los refugiados palestinos".

La resolución 194 del Consejo de Seguridad de la ONU prevé el regreso de los refugiados palestinos a su patria o el cobro de indemnizaciones para los que no deseen hacerlo.

"Estoy convencido de que Francia, bajo su Presidencia, tratará de evitar nuevos sufrimientos a los pueblos de la región que aspiran de modo legítimo a la paz, seguridad y prosperidad", añadió el libanés.