Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

Zapatero reclama "prudencia" y "responsabilidad" a Trichet

Pide "prudencia" al presidente del BCE, que el viernes alertó de una subida de tipos en julio

J. SANCHÓN ·07/06/2008 - 13:19h

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no se ha quedado callado ante el Banco Central Europeo (BCE). La cautela que le había caracterizado hasta la fecha al referirse a ese organismo desapareció ayer en León, en su tierra, donde reclamó “prudencia”. Y se dirigió al presidente del BCE, Jean Claude Trichet, con un tono serio, para recriminarle las declaraciones del pasado jueves, en las que anunciaba una posible subida de los tipos de interés.

El BCE mantuvo el precio del dinero en el 4%, pero Trichet fue muy explícito respecto al futuro: “Después de examinar cuidadosamente la situación, no se excluye que tengamos que hacer un pequeño cambio en los tipos de interés para asegurar las expectativas de inflación”, señaló. Este aviso provocó un fuerte repunte del Euribor, y castigó seriamente a las bolsas europeas.

Ayer, sin una sonrisa en su gesto, el líder socialista se mostró tajante: “Recomendaría al señor Trichet más prudencia en sus declaraciones”. Al jefe del Ejecutivo español se le notaba dolido con el máximo responsable del BCE, pues sus afirmaciones hicieron que el Euribor escalara hasta el máximo histórico del 5,4%. Este repunte complica la situación económica, ya que perjudica a la banca, al consumo y al sector inmobiliario, y encarece aún más las hipotecas con tipo de interés variable.

En concreto, y tomando como referencia un préstamo de 150.000 euros, con un plazo de 26 años y un tipo de interés de Euribor más un diferencial de 0,5 puntos, las hipotecas que tengan la revisión anual con el dato de junio se encarecerán en torno a 71 euros al mes (852 euros al año). Aquellos que tengan la revisión semestral, por su parte, notarán un aumento de 46 euros al mes (276 euros en seis meses).

El presidente del Gobierno afirmó que, de la misma manera que todos respetan “la independencia del Banco Central Europeo, todos esperamos su responsabilidad”. Concluyó su exposición buscando una justificación a la subida del Euribor, y también recordó que el precio de petróleo se ha incrementado “quizá de una forma exagerada”.

Mensajes de tranquilidad

El viernes, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, se mostró convencido de que el BCE no materializará su amenaza de subir los tipos en julio. Las declaraciones de Zapatero reflejan, por tanto, la influencia que Sebastián ejerce sobre él, ya que hasta ahora nunca había criticado la política del Banco Central Europeo, siguiendo la pauta del vicepresidente, Pedro Solbes.

Pese a todo, el líder socialista lanzó mensajes de tranquilidad en todo momento, subrayando que su Gobierno ya había tomado “las medidas oportunas” para hacer frente a la última subida del Euribor y a “la crisis financiera que se gestó en el año 2007 en Estados Unidos”. Fue precisamente ése el único momento en el que el presidente español hablaba de crisis, aunque lo hizo sin referirse a la situación económica española.

De esta manera respondía a las acusaciones lanzadas por el líder de la oposición, Mariano Rajoy, que dijo que el Ejecutivo de Zapatero no había sabido responder a la desaceleración actual. “Hemos puesto en marcha un gran número de medidas que van a entrar en vigor en estos meses”, aseguró. Pero, tras hacer un resumen de las iniciativas gubernamentales, pidió paciencia: “No se esperen soluciones de un día para otro”.