Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

La moneda sube al aire

Suiza y República Checa arrancan hoy una Eurocopa incierta, la más millonaria de la historia. Basilea es el escenario de la inauguración de un torno en el que España confía en vencer su fatalidad.

JOSÉ MIGUÉLEZ ·07/06/2008 - 00:00h

AFP - El checo Plasil lanza el balón, en el entrenamiento de ayer.

Cada vez hubo ocasión para una excusa. Una explicación apresurada y resumida que justificara el resbalón de la selección española. Una coartada que diera sentido a la misteriosa contradicción entre el nivel y el dinero de la Liga y el acomplejado discurrir del equipo nacional. Mientras España se entretenía en descifrar la razón de su destino, fueron subiendo por el cajón de ganadores de la Eurocopa una variada representación de selecciones. Mayores y menores. Especialmente sangrante, por las comparaciones, fue el último conjunto en subir, Grecia. Un campeón al que nadie esperaba y que hoy, cuatro años, tampoco ningún especialista tiene en cuenta.

Vuelven a ser los griegos rivales de España en la primera fase y son de nuevo el adversario al que menos se teme. Lejos de valorarse, su victoria se vio como la confirmación de una realidad preocupante: la Eurocopa la puede ganar cualquiera. Incluido España, pese a su propensión a acomplejarse. El gol de Marcelino (1964) queda demasiado lejos como para desmentir los prejuicios derrotistas. Pero nadie, pese a la rueda sistemática de desencantos, se resiste a soñar, a sentirse máximo favorito. Hasta las apuestas caen rendidas al poder cotizador de nuestra selección. Incluso un estudio asegura que nuestros futbolistas, Torres a la cabeza, son los de mayor valor mediático. Y con diferencia.

1.300 millones en ingresos

Pero todas las selecciones tienen argumentos para verse candidatas a la corona que hoy empieza a ponerse en juego en el St. Jakob-Park. No asoma un rival muy por encima de los demás. Lo que antes era un tópico se ha convertido en certeza: el fútbol se ha igualado. Lo que separa al éxito del fracaso, además de seis partidos, es un simple detalle.

Italia cuenta siempre, como Alemania. Pero hay selecciones crecientes dispuestas a beneficiarse del factor sorpresa tan valorado aquí. Y si no alcanzan el cetro, lo que sí conseguirán es salir de Austria y Suiza con los bolsillos llenos. La Eurocopa que hoy arranca es la más millonaria de la historia (1.300 millones de euros de ingresos, 700 de beneficios, la mayor parte gracias a los derechos audiovisuales). Cada equipo se llevará 7,5 millones por participar, a lo que sumará un millón por encuentro ganado. Dos millones más serán el premio por acceder a cuartos y dos más por llegar a semifinales. La final repartirá 7,5 para el ganador y 4,5 para el perdedor. Un buen negocio, en suma.

Suiza, como una de las anfitrionas, y la República Checa darán hoy el pistoletazo de salida a la 13ª Eurocopa. 30 partidos más y 22 días después, el trono de Austria y Suiza tendrá dueño.