Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

El lado oscuro del petróleo

La escalada de precios revela aspectos poco conocidos de la economía 

ADRIÁN FONTES ·07/06/2008 - 10:24h

Mientras el precio del petróleo se dispara, las revelaciones se multiplican. La última: el mercado de futuro no está totalmente regulado. Existen lagunas jurídicas de las que se aprovechan actualmente los inversores para especular y llevar el precio del petróleo hasta máximos históricos. El regulador norteamericano del mercado de futuros (CFTC, según sus siglas en inglés), que vigila todas las transacciones de materias primas, se encuentra frente a un problema que no puede resolver. Hace una semana, rompió con su secretismo habitual para anunciar la apertura de una investigación sobre el precio del petróleo. Ahora resulta que el propio regulador creó algunas de las zonas oscuras que utilizan los especuladores para lucrarse sin reparos.

Los inversionistas se benefician, por ejemplo, de una medida originalmente creada para ayudar a las compañías aéreas y de transporte a adquirir por adelantado grandes cantidades de petróleo. La idea era permitirles adquirir el petróleo necesario para evitar que sus aviones se quedaran en tierra por falta de combustible. En los últimos años, el mismo regulador dio luz verde a los inversores para que puedan comprar materias primas en mercados extranjeros poco controlados. El resultado es que tienen ahora mismo las manos libres para comprar petróleo y venderlo cuando les parezca conveniente.

Los congresistas norteamericanos están moviendo ficha para frenar la especulación. En una audiencia en el Senado, a principios de esta semana, varios expertos atribuyeron a la especulación los altos precios del petróleo. "Estamos pagando un 50% de más por culpa de "los especuladores que operan en mercados que no están totalmente controlados", se quejó Michael Greenberger, ex presidente de la
CFTC. Según sus estimaciones, ahora mismo "al menos el 70% del mercado del crudo estadounidense está manejado por especuladores y no inversores con intereses comerciales".

Cuando los congresistas decidieron actuar y presionar al regulador, se encontraron con un serio problema. En plena crisis, la CFTC dispone del número más bajo de empleados en sus 33 años de existencia.