Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

El backstage de la Eurocopa

El backstage de una Eurocopa es como el de una película de Woody Allen pero a la inversa: acción, luces y cámaras, muchas cámaras

ÁNGEL MARTÍNEZ ·07/06/2008 - 00:00h

En 90 minutos de fútbol se juegan muchos partidos a la vez: el de los contrincantes y el de las aficiones, el de los fichajes, el de las televisiones y el resto de medios de comunicación... El backstage de una Eurocopa es como el de una película de Woody Allen pero a la inversa: acción, luces y cámaras, muchas cámaras.

La asunción de la tecnología como un hecho cotidiano en nuestras vidas, a veces nos hace pasar por alto el exhaustivo trabajo que hay detrás de ella, pero lo cierto es que basta una leve presión en el on del mando para que todo el color, el calor y la pasión del encuentro se cuele en el salón de nuestras casas. Y lo mismo pasa con las imágenes del día después. ¿Del día después? No, ya no.

Las fotos de los mejores lances, de los golazos, de los rifirrafes y del entusiasmo de las gradas está al alcance de un click de ratón, gracias a los cientos de fotógrafos que cubren un event o así. Sólo habiendo vivido este espectáculo se sabe lo duro y lo bello que es a la vez. A pesar de dormir poco, cargar mucho y correr más, ningún fotógrafo que se precie se perdería una oportunidad como esta. Qué gozada ver a pocos metros a los Torres o a los Casillas de turno haciendo virguerías. Y qué gozada poder contarlo en imágenes.

Para los fotógrafos como yo los partidos empiezan en los entrenamientos, siguen en los vestuarios, llegan al hall de los hoteles y terminan en un aeropuerto. Pero la lucha de verdad se juega en el campo. En pocos centímetros los fotógrafos luchamos a brazo partido por conseguir la mejor ubicación, y por ende, la mejor foto.

Lo del sitio no es fácil porque tres o cuatro horas de antelación a veces no son suficientes para plantar el monopie. En las bandas rige la ley del más fuerte: el de quien se fue a Sevilla Normalmente las mejores posiciones, o sea, las esquinas, son de las agencias internacionales: son los primeros en entrar al campo. El resto arañamos lo que podemos. En esta lucha también los grandullones suelen ser abusones. Menos mal que como juego que es el fútbol, el azar aparece en muchas ocasiones y nos da a todos la oportunidad de cazar la instantánea del partido. Bien pensado, la de esta Eurocopa quizás no se pasee por el césped y la encontremos en un hotel suizo con Cristiano Ronaldo y Ramón Calderón como protagonistas.