Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

Juan Tejero recoge los mayores fracasos del cine en "¡Qué ruina de película!"

EFE ·07/06/2008 - 09:36h

EFE - Imagen de la portada del libro "Duke, la leyenda de un gigante", de Juan Tejero.

La industria cinematográfica ha fracasado estrepitosamente en innumerables ocasiones, tal y como cuenta Juan Tejero en "Qué ruina de película", un recorrido por la historia del cine a través de sus mayores descalabros, desde "Intolerancia" o "Ben Hur" hasta "El príncipe y la corista" o "Cleopatra".

En "¡Qué ruina de película! Los grandes fiascos del cine clásico" Juan Tejero recoge todos los detalles de las producciones más criticadas y decepcionantes, como el "Ben Hur" de Ramón Novarro de 1925, que no fue sólo un fracaso en cuanto a costes, sino que además se le acusa, junto a "Quo Vadis", de haber causado bajas entre sus extras. "¿Hasta qué punto es cierto que algunos figurantes murieron devorados por leones y ahogados?", se pregunta el autor.

"No me cabe en la cabeza que alguien haya tolerado esas indumentarias tan mal hechas, esas escenas tan incongruentes, esos movimientos casi absurdos de los personajes; ni en mis sueños más descabellados podría haber imaginado una cosa tan burda", así hablaba el productor cinematográfico Irving Thalberg en una carta al director Fred Niblo después de haber visto la película, primera superproducción de Hollywood y modelo de todo lo que vino después.

De este modo, la historia del cine americano está repleta de descalabros tan memorables como "Cleopatra", filme del que su propio director, Joseph L. Mankiewicz, aseguró que había sido "concebida en estado de emergencia, rodada en estado de histeria y terminada con un pánico ciego".

No solo eso, actores tan célebres como Laurence Olivier tuvieron que sufrir rodajes tormentosos como en "El príncipe y la corista", película en la que Marilyn Monroe, impuntual siempre, decidió ir acompañada permanentemente de su profesora de arte dramático, que se permitió impartir lecciones de interpretación nada más ni nada menos que al citado actor, director y protagonista.

Así, los repartos estelares no libraban a ninguna película de salir impune del fiasco, como ocurrió con "Orgullo y pasión", protagonizada por Sophia Loren, Frank Sinatra y Cary Grant, pero de la que su director, Stanley Kramer, dijo que "más que un fracaso, fue una ruina".

Otros filmes como "El rostro impenetrable", "Rebelión a bordo" y "La jauría humana", protagonizados los tres por Marlon Brando, han acabado recogidos en "¡Qué ruina de película!" y calificadas como fracasos rotundos. "¿Influyó la interpretación de Brando?", comenta Tejero.

España también fue testigo de la debacle de dos grandes superproducciones. "55 Días en Pekín" y "La Caída del Imperio Romano", grabadas ambas en territorio madrileño, fueron duramente criticadas a pesar de su espectacularidad.

La primera, con Charlton Heston, David Niven y Ava Gardner como protagonistas, fue acusada de plagio y marcó el fin de la carrera de su director, Nicholas Ray, y, en el caso de "La caída del Imperio Romano", de Anthony Mann, protagonizada por Sofía Loren, Stephen Boyd y Alec Guinnes, incluso se la llegó a conocer como "La caída del Imperio Bronston", productor de ambos filmes.