Archivo de Público
Sábado, 7 de Junio de 2008

Los médicos operarán a los padres esterilizados que perdieron sus hijos en el terremoto

EFE ·07/06/2008 - 08:17h

EFE - Un hombre sostiene una foto de su hijo de doce años fallecido tras derrumbarse su colegio por el terremoto que sacudió China en la ciudad de Wufu, provincia de Sichuan.

Un equipo de médicos y cirujanos será enviado a la zona del suroeste de China afectada por el terremoto del 12 de mayo y operará a padres esterilizados que perdieron a sus hijos en el seísmo para que puedan volver a tener descendencia, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

El equipo intervendrá quirúrgicamente a aquellos padres y madres que hayan perdido a sus hijos, quieran formar nuevamente una familia y no puedan hacerlo porque en el pasado fueron esterilizados, explicó Zhang Shikun, experto de la Comisión Nacional de Planificación Familiar, responsable de la política del "hijo único").

Se calcula que unos 7.000 niños murieron y 16.000 resultaron heridos en el terremoto con epicentro en Wenchuan, muchos de ellos hijos únicos, dado que en China rige la política de un sólo vástago por familia.

Muchos de ellos fallecieron en el derrumbe de escuelas en la zona del seísmo, lo que ha causó las iras de muchos padres, ya que consideran que muchos edificios escolares eran demasiado antiguos o habían sido construidos con materiales poco resistentes.

La política del "hijo único", iniciada a finales de los 70 para frenar la superpoblación en el país asiático, contempla, entre otras excepciones, la posibilidad de que los padres tengan un segundo hijo si muere el primero o sufre minusvalías, bien de nacimiento o bien por un accidente.

La esterilización de padres que ya han tenido un hijo es práctica corriente dentro de la política de control demográfico: en general se fomenta a través de campañas de concienciación, aunque en alguna ocasión se usó como castigo a familias que incumplieron la ley del "hijo único", aunque estas prácticas varían según la provincia.

China asegura que la política del "hijo único" ha logrado evitar 400 millones de nacimientos en 30 años, estabilizando el crecimiento de la población nacional, que empezará a descender en número antes de mediados de siglo.

La política sin embargo ha producido que la situación demográfica de China sea una de las más anómalas del mundo: es uno de los pocos países en desarrollo que presenta el problema del envejecimiento de su población.